Varones del Carnaval: «Ya no contarán con la comodidad de nuestro silencio»

La lucha de las mujeres ha roto otra barrera de miedo y silencio. Esta vez ha sido en el ámbito del Carnaval, donde a través de la cuenta de Instagram «Varones del Carnaval», centenares de mujeres comenzaron a denunciar situaciones que van desde casos catalogados como micromachismos hasta graves acusaciones de violaciones y violencia sexual. Muchas de las mujeres que han dado su testimonio tenían en el momento de la agresión 13, 14, 15 o 16 años.

Escrito por Katia

Como una bola de nieve, cuando una mujer se anima a hablar, es seguida por muchas otras que dándose fuerza comienzan a contar con valentía, aunque no sin rabia y dolor, este tipo de experiencias lamentables que la mayoría de las mujeres hemos pasado. Como dice la consigna, «Ya no contarán con la comodidad de nuestro silencio».

Pero el carnaval no es el único ámbito donde el machismo se está haciendo visible

Hace algunas semanas el hashtag #MeLoDijeronenlaFmed llenó Twitter de testimonios de mujeres que sufrieron el machismo dentro de la Facultad de Medicina. Allí hablaron tanto de abusos de poder, donde las mujeres son relegadas en la carrera médica por su género, como de abusos sexuales por parte de docentes y estudiantes varones. Al poco tiempo se sumaron otras facultades, como la de Derecho y ahora también están saliendo a la luz numerosas experiencias de estudiantes de secundaria.

Esta ruptura del silencio es posible por la lucha tanto en Uruguay como a nivel mundial que las mujeres venimos desarrollando de manera heroica, porque nos empezamos a movilizar y a organizar por miles. A pesar de las amenazas de figuras públicas que quieren encubrir sus delitos y de la complicidad dentro lugares donde fuimos históricamente relegadas, como es el carnaval, las mujeres seguimos disputando los ámbitos, porque ya no cuentan con nuestro silencio. Luego de años de luchas para ser aceptadas en profesiones consideradas «de hombres», ahora nos toca pelear contra los abusos al ejercerlas. Porque tanto los ámbitos de estudio como los tablados son también nuestros y necesitamos estar seguras en ellos.

Deben existir todas las garantías para proteger a las mujeres que se animan a hablar y a denunciar, así como dar celeridad a las investigaciones que sean necesarias y todo el apoyo legal y psicológico necesario.

Las organizaciones obreras, sindicales y gremiales, deben ponerse a disposición de las víctimas para acompañarlas en todo este proceso. Debemos combatir el machismo al interior de nuestra clase, colocando todas las herramientas sindicales al servicio de esta tarea. Las mujeres trabajadoras debemos estar al frente de la lucha para terminar con el machismo en todos los ámbitos.