4 años sin nuestra compañera, Carolina

El 28 de abril de 2016 se cumplieron 4 años

de la triste desaparición de una compañera de nuestra internacional, la LIT-CI.

 

¿Quién es Carolina Garzón?           

Por Bruno

Carolina nació en Colombia, en una familia de bajos recursos. A los 17 años siendo estudiante de secundaria, tuvo liderazgo en una lucha donde se tomaron mas de 100 colegios en Bogotá durante más de una semana en modo de protesta por el recorte de recursos para la educación pública. Junto con otros estudiantes organizó el movimiento “Unidos Pa no estar Jodidos” y posteriormente comenzó sus estudios en el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA, una suerte de UTU colombiana). Allí estudiaba Serigrafia y contribuyó a la creación del Comité Estudiantil del SENA, que promovía la creación de la universidad de los pobres. Más adelante fue parte de la organización del sindicato estudiantil SIES.

Ya en la universidad, donde estudiaba arte, paralelamente hacía teatro con el grupo Mujeres en Escena. También en ese tiempo lideraba la UNES (corriente de unidad estudiantil). Fue participante de distintas asambleas estudiantiles que dieron paso a la creación de la Mesa Ampliada Nacional Estudiantil. Esta organización realizó marchas multitudinarias frente a las medidas reaccionarias del gobierno de Santos (presidente Colombiano).  Carolina era parte de nuestro partido hermano de Colombia, el Partido Socialista de los Trabajadores.

El hecho de que fuera de familia de bajos recursos obligó a Carolina a realizar artesanías en macramé y chaquiras para subsistir y pagarse los estudios, y por suerte también viajar.

Con plata ahorrada ella pudo conocer varios lugares de Latinoamérica por su cuenta, algo que debería poder llevar adelante cualquier persona sin necesidad de temer por su vida.

En sus viajes, Carolina se había enamorado de Quito. A los 22 años viajó a Ecuador por tierra, consiguió una habitación que compartía con unos amigos y de un momento a otro desapareció. Las autoridades ecuatorianas lo tomaron como un suicidio y no prestaron más atención a su situación.

¡No pueden decirnos esa mentira! Sus familiares, nuestro partido y otras organizaciones comenzamos una movida hace cuatro años para que las autoridades ecuatorianas y colombianas den la cara y demos con el paradero de nuestra compañera. Gracias a eso se movilizó aún más la Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuador, dejando al descubierto que el gobierno ecuatoriano no solo cuenta con poca y nada de infraestructura en cuanto a la búsqueda de desaparecidos, sino que obran en total descoordinación.

Carolina se convierte entonces en un símbolo de lucha por tantos desaparecidos en Ecuador y Colombia y para todos aquellos que peleamos por los Derechos Humanos. ¡La lucha a cuatro años de su desaparición sigue vigente: queremos saber que pasó con Carolina!