Argentina: Alberto Fernández y la «salida a la uruguaya»

Alberto Fernández y la salida a la uruguaya

El candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, refiriéndose a la deuda y los compromisos que asumió Macri con el FMI, ha salido a plantear como “solución un modelo similar al que utilizó Uruguay en el 2003”.

Ante esta propuesta los trabajadores argentinos seguramente se preguntarán si Uruguay solucionó el problema de la deuda y la dependencia con el FMI luego de la crisis en 2002. Y lo segundo, y aún más importante querrán saber cómo les fue a los trabajadores y los sectores humildes con esos acuerdos. Entender las consecuencias de la crisis uruguaya y a dónde nos llevaron las posteriores medidas del gobierno Colorado de Jorge Batlle, pueden despejar algunas dudas y ayudar a comprender qué resultados tendría el camino propuesto ahora por Fernández.

¿Qué sucedió en la crisis del 2002 en Uruguay?

Durante la crisis económica y política bajo el gobierno colorado encabezado por el Presidente Jorge Batlle (2000-2005) se produjeron varias estafas y fugas de capitales en bancos privados. Mientras el gobierno uruguayo hablaba de reducir el contagio de Argentina, la crisis se profundizaba con el cierre del Banco Comercial, que era la principal banca privada del país. Ese mismo camino de fuga de capitales lo siguieron luego el Banco de Galicia, el Banco Montevideo, al que se sumaron otros. Por este medio la banca privada le robó a miles de ahorristas sus dineros, algunos en medio de la desesperación de no poder recuperar sus ahorros se suicidaron. Largas colas en los bancos, un gran salto en el precio del dólar terminaron por llevarse más del 45% de los depósitos y una reducción de los activos de reserva del Banco Central superior a 80%. En ese contexto el gobierno estaba a punto de entrar en el cese de pagos de los intereses de la deuda externa.

Salida “a la uruguaya”

El pacto de Batlle con el FMI para postergar los pagos de la deuda fueron la profundización del brutal ajuste fiscal contra los trabajadores, el pasaje a libre flotación del dólar y un “corralito a la uruguaya” que aplicó la banca estatal. Las consecuencias para los trabajadores fue que “en los años 2002 y 2003, 52.000 uruguayos abandonaron el país, sobre una población de 3,2 millones de habitantes, unas 200 empresas quebraron, la pobreza se duplicó y la indigencia se triplicó, alcanzando niveles de 38% de la población y 4%, respectivamente. En 2004, se estimaba que el 56% de los niños vivía en la pobreza.” (1) El salario de los trabajadores sufrió una reducción histórica.

¿Resolvió Uruguay el problema de la deuda?

Bajo el gobierno de Batlle Uruguay debía unos 14 mil millones de dólares sin contar los intereses. Hoy en 2019 bajo el gobierno del FA la deuda supera los 40 mil millones de dólares y si sumamos sus intereses sobrepasa los 60 mil millones. Uruguay está endeudado más allá del año 2050 y es una de las deudas más alta de América Latina en relación a su pequeña población de menos de 3,5 millones de habitantes.
¿Por qué no cayó el gobierno de Batlle en Uruguay en 2003, como De la Rúa en 2001 Argentina?
A pesar de las grandes movilizaciones y conflictos el gobierno Colorado siguió gobernando hasta las elecciones de 2004 y entregó el mando al FA en marzo de 2005. Esto sucedió porque a pesar de las enormes luchas obreras, igual que hacen hoy los Fernández y la CGT hoy en Argentina, los dirigentes del FA y la dirección del PIT-CNT sostuvieron a Batlle para que llevara adelante el ajuste contra los trabajadores exigido por el FMI. Dejaron a Batlle en el gobierno para que les hiciera el trabajo sucio.
Pero tan duro fue el golpe que le aplicaron a los trabajadores con la “salida a la uruguaya”, que el Partido Colorado casi desapareció de la escena política en las elecciones de 2004 al recibir apenas el 10% de los votos y entrar en una crisis colosal de la cual hoy aún no se recupera.

Uruguay una deuda que condiciona toda su economía

Toda la economía uruguaya, su presupuesto público y el salario de los trabajadores está condicionado por los pagos que se deben realizar solo por los intereses de la deuda. Uruguay no ha dejado de pagar, sin embargo cuanto más paga, más debe. El gobierno del FA no otorgó 6% del PBI a la educación pública como lo había anunciado, ni tampoco apoyó un proyecto de los trabajadores del Hospital Universitario de Clínicas, porque primero debía cumplir con los pagos a estos especuladores financieros. La “solución” del tema de la deuda en Uruguay fue y sigue siendo un acuerdo que favorece a los estafadores especuladores financieros, a las grandes multinacionales y a los sectores más ricos y poderosos de la sociedad.

1) https://www.montevideo.com.uy/Noticias/Diez-anos-despues-de-la-crisis-uc174148