Un Presupuesto contra los trabajadores

Hoy se está discutiendo la Ley de Presupuesto en el parlamento. Es allí donde se está definiendo qué dinero van a recibir los diferentes sectores del estado para poder funcionar; pero ya nos estamos viendo por los anuncios del gobierno y los diferentes artículos del Presupuesto, que va a haber un gran recorte al que descaradamente llaman “ahorro”.

Escrito por Lorena

Por este motivo, el pasado 28 de octubre en medio del paro parcial convocado por varios gremios, los maestros en la calle denunciaban no solo que les rebajarian el salario, sino además que por falta de dinero para infraestructura y nuevos cargos estarán en peores condiciones para atender a los niños a lo que se suma las condiciones actuales generadas por la pandemia que hace tambalear la situación de la educación pública. 

También el día del paro se sumaron trabajadores de Antel que denuncian las diferentes privatizaciones, tercerizaciones que desmantelan el servicio público de las telecomunicaciones. Pararon y se hicieron presentes también las obreras y obreros tercerizados de OSE, que siguen desde hace años una lucha persistente contra los contratos chatarras y que les roba sus derechos laborales y hasta las licencias.

Los obreros de la refinería de La Teja marcharon contra el ataque hacia la planta del portland en Paysandú (ver nota) y el avance en la privatización de la refinería. 

Un sin número de gremios salieron a protestar a exigir que los servicios públicos puedan seguir funcionando. Un lugar destacado merecen las enfermeras, médicos y trabajadores de salud pública, que en medio de la pandemia se les aplica el recorte presupuestal.

En el hospital de clínicas, sus funcionarios denunciaron en la movilización que se seguirán recortando áreas tan importantes como la  investigación en la UDELAR, siendo que este sector de investigación crearon los test para poder realizar el hisopado para detección del covid. Y así podríamos seguir con las áreas sociales de INAU, MIDES, donde sus trabajadores con sus carteles y pancartas salieron en reclamo de un presupuesto digno y en contra del recorte y el desmantelamiento.

A pesar de la enorme movilización y sus reclamos este parlamento avanza y hace oídos sordos a las necesidades y reclamos del pueblo trabajador. 

Y está muy claro dónde y a quiénes va a ajustar.

A quienes se nos va a recortar es a la clase trabajadora, se nos recorta doblemente ya que por un lado estamos sufriendo una rebaja salarial al no compensar el sueldo con la suba precios de los productos de primera necesidad.

El ataque a nuestro sueldo, se hace a pesar de que los que aportamos más al presupuesto y ponemos la mayor parte somos los trabajadores por medio de los impuestos que se nos cobran, por un lado pagando el IVA en todos los productos que compramos (es decir, cada vez que compramos comida, artículos de limpieza, etc), pero también por el impuesto a nuestros salarios llamado (IRPF). El 60% de los ingresos, del dinero que recauda el Estado, sale también de nuestros bolsillos.

¿Y cuál es el destino de NUESTRO dinero?

Nos recortan salario, salud, educación, vivienda, y para qué? pues porque priorizan el pago de la estafa de la deuda externa que además no para de crecer, y la plata se le entrega a los especuladores financieros.

Los recortes son para beneficiar, aún más, a los más ricos, a los capitalistas instalados en las zonas francas que no pagan un solo peso, se los exonera en todo. 

Este recorte, llamado «ahorro» es para atenuar el «sufrimiento» de las grandes empresas, para mitigarles sus «pérdidas». 

Además de todo esto no se les toca ni un peso a los enormes sueldos parlamentarios, de los ministros, ni a ninguna de las jerarquías militares que tienen ingresos que superan los 200 y 300 mil pesos. Tampoco se tocan las jubilaciones de privilegio sean civiles o militares.

Es por eso que hay que profundizar la unidad y la lucha para frenar este enorme atropello.