¡Todos al paro del 6 de Agosto! ¡¡Abajo los recortes!!

El gobierno del FA, luego de hablar durante meses de la desaceleración económica, de pedir “cautela” a las demandas populares, de fijar pautas de recorte salarial, de despidos en decenas de empresas, a lo que se suma la detención de varios emprendimientos de obra publica, sale ahora, a través de su ministro de Economía, Danilo Astori, a decir en todos los medios de comunicación que “no hay crisis”, que Uruguay está creciendo y que así seguirá.

 

Una verdad a medias

Lo que dice el ministro Astori tiene una parte de verdad. Uruguay creció y crece para los grandes patrones, las multinacionales y los más ricos de este país.

Muchos capitalistas, a pesar de la llamada “desaceleración económica” siguen engordando sus cuentas bancarias, los exportadores están de fiesta con el dólar que supero los 28 pesos, los supermercados siguen remarcando los precios y el gobierno acaba de subir los combustibles, como lo viene haciendo con todas las tarifas públicas.

Los patrones y las multinacionales siguen engordando sus bolsillos con millones de dólares

Para los patrones dinero y más dinero, para los trabajadores recortes

El gobierno, a los grandes patrones criollos, a los que están instalados en las zonas francas, a las multinacionales como UPM, Montes del Plata y decenas de capitalistas, los premia: a ellos les rebaja la tarifa de UTE y OSE. Los exonera de pagar el impuesto a la renta, el IVA, e incluso si se crease un nuevo impuesto, estarían exonerados por ley.

Y mientras a la educación pública se le niega el 6%, a los liceos publico–privados como Jubilar e Impulso, el estado les paga más de 80 pesos de cada 100 que gastan. 

Los beneficios que reciben los de arriba, son bien distintos a las medidas que se nos impone a los de abajo. Para los trabajadores, el salario mínimo se ajustará recién en 2016 y será de una miseria de apenas 11mil pesos; las jubilaciones recientemente ya fueron “aumentadas” y son apenas de 8mil pesos. Hay más de 600mil trabajadores que ganamos menos de 15.000 pesos, y las tarifas para nosotros son cada vez más caras.

El deterioro de nuestros ingresos se ve en el día a día ante la suba de precios. Y frente a esta situación, el gobierno fija pautas salariales que son realmente una rebaja del salario. Contrariamente a los que sostiene el gobierno, los que pagamos más, somos los que menos tenemos.

Las patronales comienzan los despidos

Se han producido despidos en la industria Láctea, el grupo peruano Gloria – Ecolat – dejó en la calle a más 300 trabajadores, a éste lo siguió la multinacional de capitales americanos Schreiber Foods, donde 200 obreros quedaron sin empleo. El retiro del consorcio brasileño OAS, que construía la regasificadora de Punta de Manga, despidió a más de 1000 trabajadores, la autopartista japonesa Yazaki, ubicada en Las Piedras, envió 230 obreros al seguro de paro. Cherry de capitales chinos cerró su planta y despidió cerca de 1000 trabajadores, la ex Norteña, hoy de capitales brasileños, ya envió un centenar de obreros al seguro de paro, y ya se habla de su cierre.

La Cámara de Industria de la Construcción dice además, que esa rama “reducirá” por lo menos 10 mil empleos.

A estos capitales y multinacionales que el gobierno exoneró de impuestos, ahora, luego de amasar fortunas, cierran y nos dejan en la calle.

La crisis no la debemos pagar los trabajadores

El gobierno no puede esconder estos hechos. La crisis internacional golpea, y poco a poco se instala en nuestro país. Y si no hay crisis, y fuera cierto el anuncio de Astori que niega la crisis, ¿por qué hay rebaja salarial?, ¿por qué hay despidos? ¿Por qué se detienen las obras públicas? ¿Por qué no se concede ya el 6% para Anep y Udelar?

Dinero hay, y mucho, eso si es cierto. Pero la prioridad de este gobierno es el pago de la deuda externa, el descontar impuestos a multinacionales y privados, regalar millones a las empresas de la Zonas Francas vía la exoneración fiscal, subsidiando la educación privada, etc. En una palabra, una política para beneficiar solo a los de arriba.

El gobierno del FA, junto a los patrones y con el apoyo de los partidos Blanco, Colorado e Independiente, han formado un frente contra los trabajadores y todos ellos quieren que la crisis la paguemos los trabajadores. En este frente pro patronal se dividen las tareas. La derecha reaccionaria de Blancos y Colorados pide más ajuste, los dirigentes del FA hacen que discuten, y luego del circo mediático, todos votan y aplican las medidas contra los trabajadores y jubilados.

Todos a parar el 6 de agosto

Y es en este marco, que el PIT-CNT ha convocado -después de 8 años-, a un paro general de 24 horas para el 6 de agosto. Hasta ahora los paros venían siendo parciales, de 4 horas. Este paro servirá para unir en la calle, en una sola lucha, a todos los trabajadores, a todos conflictos y reclamos, y es por lo tanto un paso adelante en ese camino.

Todos juntos, trabajadores públicos, privados, los estudiantes y jubilados, en unidad, es como debemos enfrentar y derrotar estas medidas del gobierno y las patronales. Por ello este 6 de agosto debemos hacer un paro enorme y contundente contra el gobierno y las patronales.

Este paro es producto de la presión de las bases, que se manifiesta en la cantidad de gremios en lucha. Se estima que los conflictos  crecieron un 52% en los primeros seis meses con respecto al año anterior y decenas son los gremios en lucha. La burocracia sindical intentará utilizar el paro solo para descomprimir la bronca, lo querrán utilizar al servicio de su negociación permanente, sin un verdadero plan de lucha que de continuidad a pelea. Estos dirigentes buscan todo el tiempo no enfrentar al gobierno del cual -la  mayoría de ellos- forman parte.

Por eso, el paro del 6 de agosto no puede quedar en una medida aislada como viene haciendo hasta ahora la dirección del PIT-CNT, que decide todo en la cúpula sin consultar a los trabajadores. Desde IST sostenemos este paro debe ser el comienzo de un plan de lucha decidido en la base, democráticamente por los trabajadores. Un plan de lucha que vaya en aumento, siempre manteniendo la unidad en una sola y gran pelea, hasta conquistar nuestras demandas.

Hay que luchar contra el gobierno y los patrones, hay que conquistar una salario mínimo de 30mil como reclaman los docentes, el 6% ahora para ANEP y UDELAR.  Pelear contra los despidos, exigiendo que cada empresa que cierre, despida o envíe al seguro de paro, se estatice sin indemnización y bajo el control de sus trabajadores. Ese debe ser el camino. No hay que aceptar migajas de un punto porcentual más o menos del ajuste salarial, que sigue siendo una rebaja de sueldos.

Para esto, los trabajadores debemos exigir que el PIT-CNT termine la conciliación con el gobierno, las reuniones y negociaciones interminables y pase a organizar la lucha, convocando asambleas masivas donde los trabajadores decidan cada paso a dar.

Los trabajadores, en los conflictos que se vienen desarrollando, debemos organizarnos en nuestros lugares de trabajo y centros de estudio. Y allí realizar asambleas donde debemos proponer que un comité de huelga, que se ponga al frente de la lucha.

En este comité, debemos elegir a los mejores compañeros, a los que más se destacan en la pelea, para paralelamente, mientras enfrentamos al gobierno y las patronales, podamos construir una nueva dirección sindical, que enfrente al gobierno y los patrones en forma consecuente, que consulte cada paso a dar siempre a la base, y lleve adelante las medidas que los trabajadores decidamos, al contrario de lo que hace la actual dirección, en la cual no depositamos ninguna confianza.

 

¡¡TODOS AL PARO EL 6 DE AGOSTO!!

¡Por un salario mínimo de 30mil para todos como exige la educación!

¡6% del PBI Ahora para ANEP y UDELAR!

¡Ni un solo despido más!

Estatización bajo control obrero de toda empresa que cierre, despida o envíe al seguro de paro

¡Votemos comités de huelga en los conflictos! Construyamos una nueva dirección sindical que lleve adelante lo que la base decida.

¡Abajo las PPP y las privatizaciones encubiertas!

Por un Plan de Obras Públicas del Estado en escuelas, liceos facultades, hospitales y viviendas para los trabajadores. Personal presupuestado por el estado en todas las obras.

¡Basta de exoneración fiscal!

¡Impuestos progresivos al capital!

¡No al pago de la Deuda Externa!

¡Que la crisis la paguen los capitalistas!