El viernes 16 de abril se realizó en el local de los compañeros postales una actividad donde se expuso sobre la situación, la LUC y las perspectivas hacia el primero de mayo.

Estuvieron presentes: Coordinador, Natalia Hernández por “Maestros contra la LUC”, Fernando Charamello del Sindicato de Artes Gráficas (SAG), Raúl Torres del Sindicato de Obreros y Obreras del Frigorífico Canelones (SOOFRICA), Richard Martínez del Sindicato Único Nacional de Trabajadores del Mar y Afines (SUNTMA).

A continuación presentamos la intervención del dirigente de SOOFRICA Raúl Torres. 

… “Hay una canción que dice que si se muere un animal viene un médico volando, pero si se enferma un peón puede morir esperando” …

Buenas noches, compañeras, compañeros.

En el mismo sentido que el resto de los compañeros, agradecer el espacio de la Coordinadora contra toda la LUC del Oeste y también saludar a los compañeros de la Coordinadora de la Costa contra toda la LUC y agradecer también a los compañeros de Postales que nos brindaron este espacio.

Coincidiendo con las reflexiones de los compañeros, nosotros interpretamos que la LUC es un programa. Es un programa diseñado como fiel reflejo de lo que las Cámaras patronales, las Cámaras empresariales -allá por el 2016- fueron elaborando en su documento, donde ahí hay una serie de reestructuras, de ajustes, que este gobierno lo hace carne en esta Ley de Urgente Consideración. Ahí está todo establecido: lo que necesita el capital y los sectores de la burguesía para llevar adelante recortes, ajustes, y hambrear a nuestro pueblo.

En el espacio de SOOFRICA, que es un sindicato del interior de la república, un sindicato de base, ya veníamos denunciando, ya veníamos caracterizando la etapa allá por el 2016 como una etapa de crisis profunda del sistema capitalista a nivel mundial. Y lo que nosotros notamos es que la pandemia lo que hizo fue unificar esa crisis a nivel mundial, porque hoy a lo ancho y a lo largo del mundo, la clase obrera y las clases populares viene sufriendo los mismos embates de este capital que ya no tiene herramientas para ofrecerle a la humanidad, como una salida para una vida social digna para todas y todos. Y lo que vemos reflejado en esta LUC justamente es eso.

A nivel de educación, a la medida de lo que precisan las patronales. Acá no hay autonomía, se corta la autonomía y el elegir qué quiero hacer. Sino que es una educación elegida para lo que necesitan los patrones para los distintos oficios, para seguir desarrollando plusvalía, para seguir desarrollando fortuna. Como es el caso de los sectores del agro exportación, los grandes sectores, que son parte de esta LUC y de las cámaras patronales, aliadas a este gobierno y a los sectores de la burguesía.

¿Cómo puede ser que en este contexto de pandemia donde tenemos miles y miles de trabajadores que se quedan sin la changa y sin el laburo, hayan sectores que obtengan ganancias? ¿Cómo puede ser? Que la mayoría pierda salario, que pierda el trabajo, que pierda sentido de la vida y cómo afrontar el día a día y cómo alimentar a sus hijos, cuando hay sectores que la están amasando?

En el caso nuestro, fiel reflejo es la industria de la carne, está amasando fortunas. En esta misma hora, donde tenemos compañeros que de repente están entrando a un CTI o compañeros que están perdiendo la vida –como lamentablemente la perdió un compañero nuestro que falleció la semana pasada por Covid-.

¿Cómo puede ser que los sectores arroceros, los sectores de la soja, de los granos estén amasando fortunas? ¿Dónde quedan esas ganancias? Esas ganancias, en el esfuerzo que hacemos los trabajadores exponiéndonos a la pandemia, yendo a trabajar por la famosa “perilla económica”. ¿Cuál es la perilla económica, cuando esas ganancias se van a los bancos extranjeros que dominan, que son clientes de estas patronales?

Nosotros lo que hemos decidido es enfrentar, desde nuestro humilde espacio, desde nuestro lugar, donde podemos. Fuimos a participar de la Mesa Representativa donde estuvo todo el debate y la discusión sobre qué posicionamiento tenía el movimiento obrero con respecto a la LUC, donde hubo un desarrollo realmente que nos molestó, que no nos gustó en la forma que se discutió. Y se aprobó recolectar firmas solo contra una parte del articulado. Nosotros también estamos recolectando firmas pero estamos contra todo el articulado. Somos el único espacio en Canelones que estamos contra toda la LUC y te hacen el vacío. Y son los mismos sectores del campo popular que nos hacen el vacío.

Ahí están las enormes contradicciones que tenemos. Nosotros encontramos que hay muchos compañeros de las bases que no entienden lo que está pasando. Ahí hay una falla enorme también de algunos sectores del campo popular y del movimiento sindical, que no están siendo claros con el mensaje. Porque hay acá una especie de coalición que propone acá no hay que hacer olas, se necesita “paz social” y “diálogo social”.

A nuestro entender, esto del “diálogo social” confunde un poco a muchos compañeros, porque nosotros interpretamos que lo que se está haciendo es “conciliación de clases”, no diálogo social.

Y con eso de la “paz social”, vemos que nada podemos esperar del parlamento. Hay un parlamento que discute, hace que discute, pero después es enorme la alianza, con este afán de la “paz social”.

Nosotros vemos que acá la única salvación que tiene el campo popular es la clase obrera. Que tiene que en la calle desarrollar un programa, que es lo que necesitan las compañeras y los compañeros para salir adelante. No hay otra oportunidad para el campo popular que no sea la clase obrera, que a través de un programa transforme la sociedad en la que estamos viviendo hoy que nos sacude día a día. Cuando prendemos la televisión, los grandes medios lo único que nos informan son cuestiones vinculadas a la responsabilidad individual, mientras vemos a los ómnibus llenos de gente.

En la industria de la carne, nosotros tuvimos una denuncia por aglomeración cuando convocamos a una asamblea en la puerta de la fábrica para reclamar un despido. Y le explicamos a los compañeros: dicen que acá estamos aglomerados y si entramos a la fábrica, ya no hay aglomeración? ¿Cuál es la diferencia? Adentro de la fábrica no nos exponemos a esta pandemia? Como le pasó al compañero que fue a trabajar –por no certificarse- para costear los alimentos de sus hijos y su familia, puso en riesgo su vida y hoy ya no está entre nosotros.

Nosotros hacemos carne eso, sufrimos por las desgracias de los compañeros que soportan esta enorme crisis, una crisis que ya desde el 2015-2016 se viene expresando a través de varias rebeliones en todo el mundo. Y también en varios países latinoamericanos como el levantamiento en Chile, los sucesos en Ecuador y Bolivia, en el propio Brasil y en Argentina.

También en Uruguay estamos viviendo la crisis y la pandemia. No podemos negar la pandemia, porque existe. Pero no debemos quedarnos pasivos, no quedarnos quietos. Tenemos que enfrentar el ajuste. Porque el capital aprovecha la pandemia a su favor y aumenta sus ganancias, con el teletrabajo y otros métodos.

¿Qué pasa con las reservas? ¿Por qué no se ayuda a los compañeros que se quedan sin laburo y sin changas? ¿Qué pasa con las ganancias del capital? ¿Por qué en vez de que se vayan a sus bancos, no se costea a los compañeros que se quedaron sin laburo? Nos dicen que hay que quedarse en las burbujas, que hay que hacer cuarentena, pero con qué sostenemos a nuestras familias??

Esta es, humildemente, nuestra visión sobre la LUC. En relación al 1º de Mayo, estamos conversando la posibilidad de intentar alguna movilización en el pueblo de Canelones. Con consignas claras como PAN, TRABAJO Y CUIDARNOS ENTRE NOSOTROS, en el contexto del llamado que se plantea para una Huelga general mundial.