¡Basta de corrupción! El gobierno del FA de espaldas al pueblo

Un padre fue con su hijo pequeño al MIDES en busca de un lugar donde vivir, al menos donde pasar unas noches. Se fue sin solución. Porque –le explicaron- los refugios de hombres no admiten niños. Y lo que le ofrecieron fue lo único que ese padre no estaba dispuesto a admitir: separarse de su hijo. Esta situación, que resultó muy confusa, no tuvo ni explicaciones ni respuestas claras por parte de las autoridades.

Escrito por Mónica

Desde el MIDES, el ministerio creado como buque insignia del gobierno del FA para la atención de los sectores más pobres, altos funcionarios dieron las mismas explicaciones de tipo burocrático que no convencieron a nadie. Fue entonces que apareció la capitana, la ministra Marina Arismendi. “No hubo errores, los funcionarios siguieron el procedimiento”, repitió a todos los medios de prensa.

Sin embargo, alguien le hizo una pregunta muy sencilla: “¿Cuál era el nombre del señor y su hijo?” La ministra no tuvo respuesta. Nadie había pedido al señor su nombre, nadie había anotado tan siquiera sus datos. Una corriente de profundo malestar se instaló entre los trabajadores y los sectores más humildes de nuestra sociedad.

Corrupción y pobreza

Enseguida nos vinieron a la cabeza los millones de dólares despilfarrados por este gobierno en PLUNA hasta liquidarla; en ANCAP y el tema de las tarjetas corporativas de Sendic, De León y tantos otros; las ventas al estado del intendente Bascou en Soriano hasta el increíble caso del ex –director del BROU por el Partido Nacional, Pablo García Pintos, que con su tarjeta institucional pagaba mes a mes la cuota a su partido!!

Ya las empresas encuestadoras y todos los politólogos se han dedicado a estudiar afanosamente cuánto incidirá el tema de la corrupción en las próximas elecciones.

Por eso tratan de ir barriendo bajo la alfombra todos los casos o los van tapando con otras noticias, deseando que llegue el mundial para poner a todos a mirar y hablar de fútbol.

Lo que no entienden estos académicos es que por más circo que quieran darle a los trabajadores y sectores pobres, el malestar que sienten es por la situación en que viven. Salarios bajos y crecimiento del desempleo en los últimos meses, no poder acceder a viviendas decorosas, escuelas y liceos que se inundan con las primeras fuertes lluvias, aumento constante de los alimentos y productos de primera necesidad. Y más aun.

El gobierno del FA hace mucho que dejó de atender estos legítimos reclamos de la gente humilde. Y desde el Ejecutivo y los ministerios se favorece a los grandes industriales, a los poderosos productores de la Asociación Rural, a las constructoras del Antel Arena, de la Gasificadora y del “nuevo ferrocarril” para el transporte de carga que, seguramente, los trabajadores y los pobres no vamos a poder utilizar.

Por eso, es necesario organizar la lucha del conjunto de los trabajadores. Desde las fábricas, las escuelas, los liceos, las facultades.

Con un plan de lucha unificado para hacer retroceder al gobierno de Vazquez y el FA. Será una buena manera de conmemorar los 50 años de las heróicas luchas de obreros, estudiantes y sectores populares de 1968.