A 75 AÑOS DEL ASESINATO DE TROTSKY

Escrito por Mónica

El 21 de agosto de 1940 murió asesinado León Trotsky en Coyoacán (Méjico), donde vivía exiliado después que fuera expulsado de la URSS por Stalin y que varios gobiernos europeos le negaran asilo.

Su asesino fue Ramón Mercader, un agente de Stalin, que simuló durante un tiempo ser un simpatizante del trotskismo. Al momento de su asesinato, Stalin ya había ordenado la muerte de los principales dirigentes del Partido Bolchevique, quienes junto a Lenin y Trotsky habían dirigido la Revolución Rusa de 1917.

De este modo, se profundizaba el proceso de burocratización y degeneración del 1er. Estado Obrero, cuyo gobierno estaba en manos de una casta burocrática contrarrevolucionaria dirigida por Stalin. Renegando del marxismo, estos burócratas se alinearon tras la falsa teoría del “socialismo en un solo país”. Así, años más tarde terminaron disolviendo la III Internacional y restaurando el capitalismo donde había sido expropiado.

León Trotsky encarnaba en sí mismo la experiencia de las tres revoluciones rusas (1905, febrero 1917, octubre 1917) y las tradiciones  revolucionarias e internacionalistas  del Partido Bolchevique. Mientras Trotsky viviera, las masas en su lucha contra el hambre y las penurias de la 2ª guerra mundial, podrían encontrar en él y la recién fundada IV Internacional, una alternativa de dirección revolucionaria.

Su obra más importante

Trotsky, dos veces presidente del Soviet de Petrogrado, fundador y organizador del Ejército Rojo, dirigente y teórico destacado del Partido Bolchevique y de la Tercera Internacional, consideraba –sin embargo- que su tarea más importante había sido la fundación de la Cuarta Internacional.

La nueva Internacional apenas agrupaba a algunos centenares de cuadros revolucionarios en todo el mundo, pero era fuerte por su dirección, por su moral y principios revolucionarios y por la teoría y el programa: la Teoría de la Revolución Permanente y el Programa de Transición. Trotsky tuvo razón porque logró salvar la continuidad del marxismo revolucionario para las nuevas generaciones.

Podemos afirmar que cumplió una tarea que nadie más podía hacer: la defensa del marxismo revolucionario y de la Revolución de Octubre, como el mejor legado para dejar a la clase obrera mundial y a los todos los sectores que sufren la explotación y opresión del sistema capitalista imperialista.

Por la reconstrucción de la IV Internacional

La Liga Internacional de los Trabajadores  (LIT-CI), es la organización internacional fundada por Nahuel Moreno hace más de 30 años y de la cual IST forma parte.

La corriente revolucionaria encabezada por Moreno batalló durante décadas al interior de la IV Internacional contra el abandono de los principios revolucionarios que llevaron a la crisis en los años ’50-‘60 y la dispersión del movimiento trotskista. Luego hubo que superar una fuerte crisis debido a la muerte de Moreno en 1987 y al “vendaval oportunista” que arrasó a la izquierda en los años ’90. Desde entonces,  la LIT-CI viene retomando con fuerza la batalla por la reconstrucción de la IV Internacional y por el reagrupamiento de los revolucionarios.

A los 75 años del asesinato del gran revolucionario y maestro, reivindicamos con orgullo su legado y ofrecemos un lugar en nuestras filas a las jóvenes generaciones que estén dispuestas a continuar la lucha por el socialismo a nivel mundial.

En su testamento, Trotsky hace una muy breve síntesis de su larga vida como militante revolucionario y finaliza con un esperanzador  llamado a los jóvenes: “La vida es hermosa. Que las futuras generaciones la libren de todo mal, opresión y violencia y la disfruten plenamente.”

 


OBRAS DE TROTSKY

León Trotsky jugó también un papel importante, junto con Lenin, en la construcción de la III Internacional, después de la traición y bancarrota de la II Internacional que llevó a Rosa Luxemburgo a calificarla de “cadáver maloliente”.

Trotsky escribió muchos de los manifiestos y la mayoría de las declaraciones políticas más importantes, que están editadas  en los libros referidos a los 4 primeros Congresos de la Internacional Comunista.

En 1924, tras la muerte de Lenin, fue Trotsky  quien continuó a la cabeza de la lucha contra la degeneración burocrática del Estado y del Partido. Esta quedó registrada en varias de sus obras: “La Revolución traicionada”, “En defensa del marxismo”, “Historia de la Revolución Rusa” , “Stalin”. Asimismo, encontró tiempo para escribir también sobre arte como en “Literatura y Revolución” e incluso sobre los problemas diarios a los que se enfrentaban las masas: “Problemas de la vida cotidiana”.

Los jóvenes que quieran participar de esta histórica lucha revolucionaria  contra la decadencia del imperialismo y por la construcción de una nueva sociedad socialista, podrán leer por sí mismos estos escritos en forma crítica y sumarse activamente al desafío que aún tenemos planteado.