Mujer y coronavirus

“Los asesinatos machistas se duplican en Reino Unido durante el confinamiento”: este es el titular de Montevideo Portal (montevideo.com.uy) del 27 de abril de 2020.

Escrito por Jeni y Katia

¿Y en Uruguay cómo andamos?

Ya se sabía que si teníamos que aislarnos encerrándonos en nuestras casas la violencia intrafamiliar iba a aumentar, tanto hacia mujeres, como hacia niñas y niños.

Y no, señor presidente, no es un daño colateral de la pandemia, ¡es una urgencia nacional! Hace rato que es una urgencia nacional y no se le está prestando la debida atención, no se están buscando soluciones efectivas.

La LUC, que acaba de ingresar al Parlamento para ser discutida en tiempos de pandemia y ser aprobada en tiempos récord, no incluye políticas específicas para atender las problemáticas de la violencia contra las mujeres y plantea un abordaje de la violencia de género exclusivamente desde la seguridad, con énfasis en lo policial y la aplicación de penas, tal como lo expresó Marina Morelli (abogada y activista feminista): “crear un delito por romper tobilleras no soluciona la impunidad”. (1)

Habían pasado unos pocos días desde el 8M de 2020 cuando explotó el problema del Coronavirus. Esta emergencia sanitaria nos golpea a todos, aunque no por igual. Las mujeres somos aún más golpeadas por este aislamiento social. Muchas sufren desde hace tiempo el desempleo y otras tantas son trabajadoras informales que no tienen derecho a ningún seguro.

La mayoría de las veces, y sobre todo en esta situación que estamos viviendo, las mujeres son quienes se tienen que hacer cargo de los cuidados, no sólo de los enfermos o personas de edad, sino también de sus hijos, que por estos días tienen que estar en sus casas debido a que no hay clases. Se profundizan las desigualdades de género en las tareas de cuidados y en las tareas del hogar. La recarga sobre hombros de mujeres aumenta si éstas deben realizar teletrabajo. A las mujeres se les exige que tengan la misma productividad que tendrían si estuvieran trabajando en la oficina, sin tener en cuenta que conviven con niñas y niños que demandan constante atención.

La pandemia también aumenta la brecha económica entre varones y mujeres, dado que muchas mujeres dejan de percibir ingresos. Eso se debe a que los primeros sectores afectados por la crisis están altamente feminizados, como el trabajo doméstico, los sectores vinculados al turismo, o los servicios. A esto se suman las trabajadoras informales o precarizadas, que están siempre expuestas a perder ingresos.

La pandemia vuelve más pobres y vulnerables a las mujeres

Los casos de violencia doméstica se vieron incrementados como consecuencia de la reclusión en los domicilios. El machismo ya existente se suma a los problemas económicos y la falta de trabajo. Más tiempo en el hogar significa más tiempo con los feminicidas, más exposición al peligro. La cultura patriarcal y el machismo imperante hacen recaer la violencia sobre mujeres, niñas y niños.

El “quedate en casa” y “salimos entre todos” es una ilusión, se invisibilizan las problemáticas de muchas mujeres, niñas y niños.

Hace unos pocos días, dos niñas tuvieron que denunciar que estaban siendo abusadas sexualmente a través de la entrega de sus deberes vía internet. Para colmo de males, aumenta la oferta de material audiovisual con contenido pornográfico y encima ofrecido a través de canales privados de aire a cualquier hora, como se ha podido ver en estos últimos días. Y claro, si este gobierno multicolor intenta derogar la ya muy limitada y casi sin aplicación, Ley de medios para favorecer aún más a los canales privados y quitarnos el derecho a queja por los contenidos ofrecidos.(2)

En vez de mejorar, empeoramos

La población LGBTI también ve vulnerados sus derechos porque sufren discriminación interseccional, pobreza, falta de atención en salud, problemas intrafamiliares y/o situación de calle.(3) Todas estas cuestiones se agravan con la crisis sanitaria alrededor del mundo. El número telefónico para la atención de esta población, sólo funciona de 12:00 a 16:00. Parece chiste, pero son sólo cuatro horas. Como si una persona pudiera elegir en qué horario va a sufrir la violencia. ¿Qué pasa el resto el día?, ¡¡¿qué pasa durante la noche?!! Fuera de ese horario se deja un correo de voz con el nombre, la razón de consulta y un teléfono de contacto o se escribe a un correo electrónico. Es inimaginable que alguien que está sufriendo violencia se ponga a escribir un correo o deje un mensaje de voz esperando la respuesta.

Debido al Coronavirus se han dejado muchos casos de lado: atención de la salud de personas con cáncer, autismo, VIH, enfermedades como la ansiedad o depresión, personas desaparecidas, redes de trata, etc, etc.

A todas las exigencias anteriores se suma ahora la necesidad de dar atención urgente a las mujeres que sufren las consecuencias de esta emergencia sanitaria. A todas las mujeres jefas de hogar se les debe dar un salario mínimo adicional, realizar una atención telefónica reforzada las 24 horas para atender casos de violencia doméstica y de género con un equipo interdisciplinario.

El problema del Coronavirus necesita atención y solución, eso no se pone en duda, pero no por eso se debe descuidar el resto de problemáticas sociales que ya se venían dando y que ahora se ven agravadas.

El gobierno no puede y no debe usar el tema del Coronavirus para desviar la atención y dejar de lado los problemas que las mujeres, niñas y niños y población LGBTI venimos teniendo desde hace tiempo.

Desde I.S.T. y Lucha Mujer llamamos a trabajadores y trabajadoras a organizarse y luchar unidos, porque nada podemos esperar de este gobierno sino más ataques y pérdida de derechos.

Notas:

(1) La Diaria – Apuntes del día – 31/03/2020 y 22/4/2020

(2) Gustavo Gómez, director ejecutivo de OBSERVACOM y ex titular de la Dirección Nacional de Telecomunicaciones (DINATEL) dijo que la derogación de la ley significa “La pérdida de derechos reconocidos en la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual como los referidos a niños, niñas y adolescentes, y a la no discriminación de sectores vulnerables como la población LGBTI, afrodescendientes y mujeres”.

https://www.lr21.com.uy – 24/04/2020

(3) Ver publicación de la LIT-CI

https://litci.org/es/menu/mundo/latinoamerica/brasil/la-pandemia-del-covid-19-y-las-personas-lgbts/