Mujer Trabajadora: la lucha contra la violencia machista y por nuestros derechos

Según los datos, 27 son los feminicidios que se han registrado en Uruguay en lo que va del año. La mayoría crímenes violentos, perpetrados por las parejas o exparejas de las víctimas, a veces incluso en presencia de los hijos. La violencia contra la mujer que tiene en los asesinatos su expresión más dura, no se limita a eso. En estos días fuimos testigos de las denuncia públicas realizadas por la secretaria general de Adeom, Valeria Ripoll que fue amenazada y recibió audios ofensivos del director de Artes y Ciencias de la IMM, Juan Canessa.

Escrito por Katia

Mientras esto sucede con Valeria, y con muchas otras trabajadoras municipales que sufren acoso y todo tipo de violencia, Daniel Martínez se pone tacos junto con Mieres creyendo que así se coloca en el lugar de estas y muchas otras mujeres que son violentadas por el solo hecho de nacer mujer. El intendente afirma que con ello se “concientizará” sobre este enorme flagelo.

Nosotras las trabajadoras, que casi no usamos tacos, le decimos a Martínez, que no basta con ponerse en los zapatos de la mujer y que además el problema es fundamentalmente social. Que lo que necesitamos es dinero -presupuesto- para poner en práctica las leyes que supuestamente darían alguna solución al tema, pero tanto su partido el FA, como el Partido Independiente de Mieres, dejaron a esa ley sin financiamiento al no votar fondos en la pasada Rendición de Cuentas.
“Dudo que la ley de violencia de género se pueda aplicar”

Estas fueron las palabras de Eduardo Cavalli, ministro del Tribunal de Apelaciones de Familia. Se necesitan 950 millones de pesos para aplicar la ley, unos 30 millones de dólares. El dinero se destinaría para crear juzgados especializados en violencia de género. La ley debería, según el documento, garantizar “prevención, atención, protección, sanción y reparación”. Esto implica un sistema de medidas de protección frente a posibles feminicidas, atención de las denuncias, garantizar hogares seguros para las mujeres víctimas de violencia y sus hijos y un seguimiento adecuado. Claro que, como sabemos, esta ley no puede aplicarse sin el debido presupuesto.

Nosotras decimos: ¡no queremos más mujeres en ese lugar de vivir amenazadas, acosadas, viviendo el horror y la muerte!  se necesita presupuesto, acciones reales por parte del estado que garanticen nuestros derechos protegiendo en primer lugar nuestras vidas, no que un puñado de hombres que son los responsables de dejarnos sin presupuesto se pongan tacos. Sabemos además que esto solo será posible si salimos a la calle a luchar junto a nuestras compañeras y compañeros trabajadores, estudiantes y jubilados.

La situación es todavía peor para las mujeres que viven en el interior del país, las patronales del agro negocio explotan y oprimen con una violencia brutal a las obreras agrícolas.
Mujeres que forman parte de las cuadrillas para sembrar y cosechar, tienen contratos zafrales y son tratadas de forma violenta y puestas a trabajar en condiciones laborales como la de siglos atrás. Es el interior del país el lugar donde el capital agrario somete al atraso a la vida humana. Y es allí donde la mujer es aún más desamparada y no cuenta ya ni con los mínimos recursos. Ni siquiera se destina presupuesto necesario para la contratación de técnicos especializados en la atención y  acompañamiento a las víctimas, como psicólogos, médicos, abogados.
    
Mientras el gobierno promete que este presupuesto podría llegar para el 2020, decenas de mujeres mueren al año. En el mes de setiembre se dio un nuevo feminicidio en Nueva Helvecia y el último de setiembre fue en Montevideo. Las mujeres debemos volver a las calles hay que luchar para que otorguen de inmediato todo el presupuesto para ley votada.

Peleemos por nuestros derechos y contra el capitalismo

La violencia machista es un problema que forma parte del sistema en el que vivimos. Este sistema capitalista es quien fomenta y sostiene el machismo, la violencia y la explotación.

Por eso mientras que peleamos reclamando presupuesto para crear viviendas estatales, donde puedan quedarse las mujeres amenazadas de violencia con sus hijos, mientras exigimos que las líneas de denuncia que efectivamente funcionen las 24 horas y que los equipos multidisciplinarios los creen ahora debemos dar un paso más.

La batalla de fondo para que no existan más muertes de mujeres, para acabar con la violencia machista, es la pelea por derrumbar este sistema social.

Por eso te decimos vení con nosotras a Lucha Mujer e IST, para salir nosotras las trabajadoras junto a nuestros compañeros a reclamar nuestros derechos y en medio de esa pelea construir la organización revolucionaria para liquidar el sistema capitalista.