Las prioridades del gobierno: 3500 millones de dólares para la deuda y solo 97 para  educación, salud pública y políticas sociales

El gobierno, mientras nos anuncia que el país crece nos dice a los trabajadores hay que ser “cautos”, nos rebaja el sueldo con sus pautas salariales que no acompañan en nada la estampida de precios y tarifas. Y mientras los despidos empujan a la calle a cada vez más trabajadores y solamente en seguro de paro hay más de 37 mil obreros, la plata para solucionar esos y otros gravísimos problemas va a parar a manos de los especuladores en pago de la deuda.

Escrito por Heber

El PIT-CNT reconoce la existencia de más de 400 mil trabajadores que ganan menos de 20 mil pesos. La canasta familiar (lo que una familia necesitaría para pagar alquiler, comprar ropa, comer y tener algún esparcimiento) se sitúa aproximadamente en los 80 mil pesos, según el semanario Búsqueda.

Con estas cifras, que históricamente la central obrera tomó como referencia, los salarios sumergidos con los que debemos sobrevivir no llegan ni a la cuarta parte de lo necesario. Lo mismo sucede con más de 100 mil jubilados que aún tienen pensiones tan sumergidas que no llegan ni a los 11 mil pesos.

¿Cuánto se destina a la deuda externa?

Mientras nosotros vivimos esta cruda realidad y nos recortan salarios, jubilaciones y se niegan a invertir en las empresa públicas, el gobierno del FA-EP anuncia que destinará 3.500 millones de dólares para el pago de intereses y amortizaciones de la fraudulenta deuda externa. Para hacer solo una comparación, el presupuesto destinado a la educación, la salud pública, las políticas sociales y para enfrentar la violencia contra la mujer, serán apenas 97 millones para los próximos dos años.

Entonces, mientras el gobierno nos niega el dinero necesario para salarios y jubilaciones, dice no al 6+1% para la educación y falta presupuesto para la salud pública. Mientras no quiere invertir en viviendas populares, ni destinar los recursos necesarios para combatir la violencia hacia la mujer, ese dinero es destinado a pagar a los especuladores financieros representados por el FMI.

Por eso nos dicen que no hay plata: se la entregan sumisamente a los buitres financieros.

Esta es una de las pérdidas más importantes que sufre el país. La deuda externa es reconocida como un gran fraude, que cuanto más se paga más sube.

Es así que pasó de aproximadamente 15 mil millones de dólares en 2005 a más de 60 mil millones en la actualidad, y esto se dió a pesar de que todos los gobiernos de todos los colores han pagado puntualmente y no han querido enfrentar este robo. Por eso es necesario ponernos de pie y enfrentar este saqueo movilizándonos contra el pago de la deuda externa.