Cinco años sin Santiago

Santiago era joven, trabajador de la fábrica Bader y estudiante de magisterio. Como todo trabajador, hacía un gran esfuerzo para poder estudiar y cumplir su meta de ser maestro, pues le gustaban mucho los niños y sentía un afecto especial por ellos.

Escrito por Federico

Siempre tenía un gran sentido del humor del que disfrutábamos mucho y por el que lo recordamos sus amigos y conocidos.

El primero de mayo de 2011, un móvil policial lo atropelló en General Flores y Londres, terminando con su vida. La imprudencia no fue suficiente para los policías, que además mintieron queriendo ensuciar a Santiago, diciendo que estaba alcoholizado y que fue él quien se tiró sobre el móvil. Su padre además, denunció en su momento, que había muchas dudas respecto a la hora del accidente y la hora en que los padres fueron avisados. Bonomi había declarado con una fría resignación que “estas cosas pasan”.

El avance que hubo en el esclarecimiento fue fruto de la persistencia de su familia, y del apoyo de amigos y conocidos que nos movilizamos para exigirlo. De todas formas el policía culpable estuvo detenido poco tiempo, y luego fue liberado.

Recordamos a Santiago porque lo queremos y extrañamos, porque era amigo, trabajador y estudiante. Porque no queremos que, como lamentablemente le pasa a tantos jóvenes en esta sociedad, sea un número más de las estadísticas. No queremos que sea uno de los tantos casos que quedan en el olvido, como pasa sobre todo cuando se tata de trabajadores, y más cuando los responsables pertenecen a la policía –la misma policía responsable del abuso policial en los barrios populares-.

¡Te recordaremos siempre Santi!