Repudio a la brutal agresión de la patronal a peón rural en Salto

Por un paro de 24hs y una gran movilización para exigir la prisión de los responsables

Se conoció en el día de hoy la lamentable noticia sobre la brutal agresión por parte del capataz Paolo Rodríguez al peón rural Hugo Leites, que trabajaba en la estancia Flores del Ceibo en el departamento de Salto. Al mejor estilo de la época de la esclavitud, el capataz le pegó con un rebenque al trabajador, quebrándole una costilla y dejando marcas en su espalda y rostro. El patrón, Ernesto Estévez, amenazó además al trabajador para que no hiciese la denuncia.

El PIT-CNT señala en su comunicado que «el reclamo por las malas condiciones de trabajo, incluidas las largas jornadas que se le exigían (hasta 14 horas diarias) por parte del trabajador rural, desataron la furia de la patronal”.

Por su parte, el dirigente de la Unión Nacional de Asalariados, Trabajadores Rurales y Afines (Unatra), César Rodríguez, declaró que “hay una cuestión de fondo (…) Esto es reiterado, no es un hecho aislado. Nosotros queremos hacer hincapié en que este tipo de hechos se vienen sucediendo pero en realidad no se hacen visibles y no trascienden notoriamente a la opinión pública porque no se difunden, se invisibilizan, se tapan (…) La historia que está debajo es que es un hecho lamentablemente bastante corriente que sistemáticamente se repite cada tanto, a veces termina en muerte, a veces en lesión grave, pero siempre es la idea de ‘Yo soy el patrón y soy el dueño de hasta las personas’”

Las palabras del dirigente describen brevemente la realidad que enfrentan los trabajadores rurales día a día: jornadas larguísimas y extenuantes, magros salarios y abusos constantes por parte de patronales que se sienten omnipotentes y que actúan con total impunidad. Como afirma la declaración del PIT-CNT, se quiere imponer el trabajo esclavo mediante palos a los trabajadores. Casos de este tipo (pagos en negro, falta de agua potable, patrones que amenazan fisicamente y con armas a los trabajadores) fueron denunciados ya por los trabajadores del Arrozal Treinta y Tres, y por los trabajadores de Caputto de Salto. Son estos algunos ejemplos conocidos que han dado luz.

Esta dura realidad para los trabajadores se da mientras el gobierno se jacta de la ley de 8hs para los trabajadores rurales que hasta ahora solo existe en los papeles, pues no hay ningún tipo de control real, lo que permite que las patronales mantengan en estas horrorosas condiciones laborales a miles de trabajadores que están invisibilizados. Por ello el gobierno es también responsable de esta penosa situación.

Por eso, desde Izquierda Socialista de los Trabajadores, además de repudiar enérgicamente esta agresión, llamamos a todos los trabajadores a exigir en sus sindicatos, gremios y a la propia dirección del PIT-CNT que se convoque de inmediato un paro de 24hs y una gran movilización en repudio a lo sucedido, para exigir que se haga justicia y para rodear de solidaridad al trabajador y los trabajadores que son afectados por estas prácticas dignas de los tiempos de la esclavitud.

Consideramos indispensable además que se forme una comisión investigadora con los sindicatos junto a organizaciones de Derechos Humanos para que investigue a fondo lo sucedido. Tanto el patrón, como el capataz y todos los responsables involucrados, deben ir presos.

– ¡Repudio total a las agresiones patronales que nos quieren como esclavos!

– ¡Por un paro de 24hs y una gran movilización! ¡Prisión para los agresores!

– Por una comisión investigadora compuesta por organizaciones sindicales y de DDHH para investigar a fondo lo sucedido