Repudio al asesinato de 18 jóvenes palestinos por parte del Estado sionista de Israel

Un nuevo acto de barbarie perpetrado por el Estado de Israel conmociona el mundo. El ejército sionista abrió fuego contra una manifestación de miles de palestinos el pasado viernes, asesinando a 17 jóvenes e hiriendo a otros 1.400.

La indignación aumenta al conocerse más vídeos sobre esta horrenda masacre, como el que capta el momento en que Abdelfatá Abd al Nabi, un joven de 18 años que corría en dirección opuesta a las vallas fronterizas, es abatido por la espalda por un francotirador israelí.

Esto es Israel. Un Estado racista y genocida. Un enclave militar del imperialismo en medio de una región que quiere continuar saqueando.

Condenamos esta masacre atroz. Estamos al lado de los palestinos en su lucha contra el invasor sionista. Su lucha es nuestra lucha.

El pueblo palestino, principalmente el de la Franja de Gaza, salió a las calles para reivindicar el derecho al retorno de los millones de refugiados que dejó la ocupación sangrienta de su territorio por parte del Estado de Israel.

Miles se aproximaron a la frontera y fueron recibidos por las balas sionistas. La “Marcha del Retorno”, a su vez, fue el inicio de un proceso de lucha que durará al menos hasta la fecha del Nakba [catástrofe], el 14 de mayo, que en 2018 marcará los 70 años de usurpación por parte del Estado de Israel.

El Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu, respondió a las críticas provenientes de todo el mundo aprobando la actuación de su ejército en Gaza: “Israel actúa con firmeza para proteger su soberanía y su seguridad”. Es la respuesta clásica de este carnicero. Para Israel, no hubo víctimas civiles ni mucho menos niños y adolescentes. Hubo “terroristas de 18 y 30 años”.

La ONU, como siempre al servicio del imperialismo y de su enclave sionista, a pesar de sus lamentos “humanitarios” protocolares, se lavó las manos. António Guterres, su secretario general, pidió “contención” a ambas partes, además de evitar medidas que “puedan poner en peligro a civiles”. Incluso existiendo imágenes que muestran que los civiles estaban sólo en el lado palestino, y que estos fueron masacrados por un ejército profesional, que usó francotiradores, artillería, drones, gases…la ONU pide ¡contención a “ambas partes”! La hipocresía imperialista no tiene límites.

Pero la indignación crece. En ciudades palestinas de Cisjordania como Ramala, Belén, Hebrón, Nablus o Jericó, se suceden manifestaciones y protestas. Es imprevisible lo que pueda ocurrir hasta el Nakba, pero lo cierto es que la dinámica de movilización está en marcha. Existe una nueva vanguardia palestina, decidida, valiente, sin nada que perder. Una juventud pobre que ya demostró estar dispuesta a seguir la lucha contra la usurpación sionista.

Desde la LIT-CI apoyamos incondicionalmente la lucha histórica del pueblo palestino. Es necesario vengar a estos nuevos mártires. Es urgente organizar manifestaciones en contra de esta nueva masacre, expresando solidaridad con el pueblo palestino en todos los países.

Estamos por la destrucción del Estado sionista de Israel y luchamos por una Palestina unida, laica, democrática y no racista en todo su territorio histórico. Esta causa debe ser abrazada por toda la clase obrera y por todos los pueblos del mundo. Toda victoria de los palestinos es una victoria de los explotados y oprimidos de todos los países. En especial, esta es la causa de los pueblos de Medio Oriente, que deben superar sus direcciones y alzarse contra Israel, una fortaleza del imperialismo al servicio de la contrarrevolución y el saqueo de sus recursos. No hay salida en esa región sin derrotar a Israel !La heroica lucha del pueblo palestino muestra el camino!