El gobierno restituye sueldo a militar golpista y represor

Derechos Humanos

El militar Gilberto Vázquez, procesado por secuestrar y desaparecer uruguayos en el centro clandestino de detención argentino “Automotores Orletti” y sospechoso

de estar involucrado en la desaparición de María Claudia García de Gelman, percibe desde 2012 su sueldo íntegro, autorizado por el Ministerio de Defensa.

(fuente HTTP://WWW.UYPRESS.NET/UC_56725_1.HTML)

Dicha cartera ministerial homologó el 18 de diciembre de 2012 un fallo del Tribunal de Honor al que fue sometido Vázquez, en el que se destaca que, por la "buena conducta" de este coronel -que protagonizó una resonada fuga del Hospital Militar en 2006-, se le restituyó el cobro de la totalidad de sus haberes.

Prontuario
El militar está implicado en la desaparición de María Claudia García de Gelman, madre de la diputada electa por el IR (FA) Macarena Gelman, y en el homicidio de Adalberto Soba, e indagado como uno de los oficiales que cometieron delitos sexuales reiterados contra prisioneras.
También fue procesado junto a la banda del coronel Nino Gavazzo, por el homicidio en 1976 de una veintena de uruguayos que fueron secuestrados en el CCD "Orletti" en Buenos Aires, trasladados ilegalmente a Montevideo y ejecutados en una unidad militar en la que habría sido enterrados, probablemente en una fosa común.
resolución del Ministerio de Defensa Nacional por la que se homologa un fallo de un Tribunal de Honor del Ejército, por el que consideran que el ex coronel en situación de reforma Gilberto Vázquez "ha observado buena conducta durante los últimos cinco años", lo que le permitiría volver a percibir el cien por ciento de su jubilación como oficial de las fuerzas armadas.

Resolución
La Resolución (ver pdf) firmada el 18 de diciembre de 2012 por el ministro de Defensa Nacional, Eleuterio Fernández Huidobro y el presidente José Mujica, homologa el fallo del Tribunal de Honor que autorizó a formar la cartera antes nombrada, que restituye el cobro íntegro del sueldo a Vázquez, valorando que en los últimos cinco años mantuvo "buena conducta" en su privación de libertad.
Vázquez había sido pasado a reforma y recibía dos tercios de su pasividad tras haberse fugado del Hospital Militar en julio de 2006, cuando se encontraba detenido para su extradición a Argentina por los crímenes del Plan Cóndor.

 

Eleuterio Fernández Huidobro

se mantiene en el Ministerio de Defensa.

Carta de Huidobro ante las criticas por la restitución total del sueldo al represor Gilberto Vázquez (publicada en el diario El País)

 

A la opinión publica: 

La Fuga de Gilberto Vázquez

El día 4 de julio de 2006, el preso Gilberto Vázquez se fugó del Hospital Militar. Estaba procesado y bajo custodia del Ejército.

Al hacerlo, violó la palabra de Honor del Comandante en Jefe Gral. Carlos Díaz ante el Poder Ejecutivo.

Por ende dicho Comandante presentó su renuncia ante la Sra. Ministra de Defensa Dra. Azucena Berruti y al mismo tiempo convocó un Tribunal de Honor para juzgar la flagrante conducta del citado Coronel (retirado).
Dicho Tribunal, integrado por los Sres. Generales Héctor Islas, Juan Couture y Luis Pérez, dictaminó la peor sanción que puede aplicar cualquier Tribunal de Honor: el pase a "Reforma" del citado Coronel. Esto es: la pérdida de su "estado militar" con las prohibiciones y pérdida de derechos sociales que incluyen pasar a percibir sólo un tercio de su haber jubilatorio. Los otros dos tercios se le pagan a la esposa u otros familiares con derechos a esa pensión.

Queda meridianamente claro que no fue sometido a Tribunal de Honor por violación a los Derechos Humanos sino por una fuga cantinflesca.
La Causa por Violación de los Derechos Humanos siguió su curso en la Sede Penal correspondiente y el procesado, ahora penado, cumpliendo la correspondiente reclusión.

Años después el ahora simple recluso Gilberto Vázquez, amparándose en la Ley solicitó la unificación de su haber de Retiro, derecho que les cabe a todos cuantos pasen por la misma circunstancia, para lo que debe citarse un nuevo Tribunal de Honor que dictamine si en los últimos cinco años luego de la sanción recibida mantuvo buena conducta.

Este Tribunal de Honor ineludiblemente citado de acuerdo a la Ley estuvo integrado por los Sres. Generales Luis Pérez, Juan Villagrán y Nelson Pintos quienes, no pudiendo ni debiendo mentir, corroboraron la buena conducta del presidiario.

El Poder Ejecutivo, previo asesoramiento jurídico, homologó dicho fallo.
No se entiende qué es lo que reclaman ciertos periodistas e internautas:

¿El incumplimiento de la Ley?

¿La incautación de los haberes jubilatorios de los presos?

¿Que les peguemos?

¿Que los torturemos?

¿Que persigamos a sus familias?

¿Hasta qué generación?

¿Hasta qué lazo de consanguinidad?

Por más que griten, no somos ni seremos verdugos ni fascistas.

Eleuterio Fernández Huidobro

 

 

 

Lea tambien: El pacto con los Militares  http://www.ist.uy/node/26/user