Nuevo gobierno del FA

Tercer gobierno del FA

Tal como se preveía, en la segunda vuelta volvió a triunfar el Frente Amplio –FA- con el 53,5% de los votos. De esta manera gana su tercera elección con  mayoría en las dos cámaras parlamentarias. Como decíamos luego de la primera vuelta (1), esta victoria electoral del FA se apoya principalmente en algunas concesiones al movimiento de masas, económicas y democráticas, que pudo hacer gracias a una década de crecimiento de la economía. Si bien dichas concesiones no modificaron ninguno de los problemas de fondo, para “defender” esas conquistas y “no volver atrás” es que la mayoría de los trabajadores y las clases bajas votaron al FA y volvieron a rechazar a la vieja derecha reaccionaria de los partidos Blanco y Colorado.

 Si bien este triunfo del FA le da coyunturalmente un fortalecimiento relativo, éste se apoya en ilusiones de “seguir avanzando”, pero bajo el sistema capitalista. Esto choca frontalmente con la realidad: la desmejora en el crecimiento económico mundial y regional, se verá reflejada sin dudas, más temprano que tarde, en ataques a los salarios, a las condiciones de vida, y a los derechos de los trabajadores. Los anuncios de Tabaré Vázquez, aún durante la campaña electoral, de aumentar el salario en base a la productividad, de entregar “vouchers” para ser usados en la enseñanza privada y el aumento de la edad para el retiro en la jubilación, son una muestra de lo que decimos.

Las bases frenteamplistas y el pueblo en general, repudiaron a la derecha blanquicolorada en las urnas, al punto de llevar a la crisis al Partido Colorado que logró un miserable 13% de los votos.

Pero Tabaré Vázquez y la presidenta del FA, Mónica Xavier, convocaron apenas se confirmó su triunfo, a los líderes de la derecha reaccionaria a “negociar” para discutir cargos de gobierno. De esta manera la máxima dirección del FA va desde el comienzo contra quienes lo votaron y se prepara para rescatar a estos cadáveres políticos e incluso premiarlos con cargos en el gobierno, todo en nombre de “la madurez política” y el “diálogo”.

Esta contradicción entre la dirección del FA y sus bases, irá agudizándose con mayor o menor velocidad. La lucha por defender las conquistas democráticas y económicas, de “no volver atrás”, van a chocar inevitablemente con el nuevo gobierno. El voto al FA de esta elección no es un voto firme y convencido, o con grandes esperanzas de cambio, sino que como decíamos en el pasado artículo, es considerado “el mal menor”, frente a los dinosaurios colorados o “la renovación” de la dinastía neoliberal de Lacalle. Esto se suma a la falta de una verdadera alternativa de izquierda, que sea consecuente, con visibilidad y peso entre los trabajadores y los sectores oprimidos. Así, muchos trabajadores, estudiantes y jubilados, apostaron con su voto a cerrar la vuelta de la derecha, y  vieron en el Frente Amplio al “defensor de las conquistas”.

Pero el FA se reveló en estos diez años de gobierno, como lo que fue desde su nacimiento: un partido que intenta conciliar lo irreconciliable, al obrero con el patrón.

Por eso, llama a los dirigentes de derecha al gobierno, y nos quiere convencer de que hay “buenos” patrones que nos permitirán desarrollar y mejorar la sociedad. De esta forma, personajes como Oscar Dourado (patronal del taxi) Juan Salgado (presidente de CUTCSA), Gustavo Torena (el “Pato Celeste” de la mafia Casal-Tenfield) y empresas como Abitab o Fripur, entre otros muchos personajes, apoyen o formen parte de este partido.

El Frente Amplio, es un frente de conciliación de clases, y por lo tanto una traba que enchaleca la lucha de los trabajadores, tanto a nivel sindical, pero sobre todo político.

El rol del Frente Amplio, es también evitar el surgimiento de alternativas de izquierda con independencia de clase. Su rol consiste en sembrar ilusiones en que el capitalismo puede humanizarse, y que esta es la “única forma de poder gobernar”, pretendiendo que nos conformemos con las migajas que sobran de los grandes banquetes de los capitalistas nacionales y extranjeros. “En concreto: aspiran a corromper a la clase trabajadora con la tranquilidad, y así adormecer su espíritu revolucionario con concesiones y comodidades pasajeras.”, como ya diría el lúcido Marx acerca de la burguesía “democrática”. (2)

Por ello, para “no volver atrás”, para defender y avanzar en las conquistas de los trabajadores y el pueblo, para avanzar hacia una sociedad verdaderamente justa, es decir, una sociedad socialista, necesitamos romper con el chaleco que nos impide ir más allá. Sabemos que aún muchísimos compañeros honestos, militantes de base y votantes, tienen confianza Frente Amplio. Respetamos eso, pero nosotros discrepamos y creemos que debemos decir con toda claridad, que el Frente Amplio lamentablemente, no es para nada el partido que necesitamos los trabajadores y el pueblo.

Desde Izquierda Socialista de los Trabajadores – LITCI, estaremos como siempre lo estuvimos, junto a tus luchas, en las calles, las fábricas, con los jóvenes tercerizados y precarizados, en la facultad, liceos y escuelas, para luchar por más presupuesto, por edificios y contra la privatización. Junto a estas luchas obreras y estudiantiles, te vamos a plantear la necesidad de construir una verdadera izquierda, de organizar un partido sin patrones, sin burócratas sindicales ni generales patriotas.

Un partido que sea consecuente con el antiimperialismo y que no termine abrazado con Bush en Anchorena y con EEUU y su política criminal, como lo hace la dirección del FA. Un partido que luche  por una educación para el pueblo y no una educación mercantilista al servicio de los capitalistas aplicando el Plan Bolonia, como lo están haciendo estos dirigentes del FA. Un partido que juzgue y castigue a todos los asesinos, torturadores y golpistas, y no que se niegue a juzgarlos, manteniéndolos en cárceles VIP, o incluso queriendo liberar a los pocos que están presos, por “viejitos”, como lo hacen los dirigentes del FA. 

Todas estas luchas más que pendientes que tenemos, son necesarias, pero debemos tener claro que son batallas parciales, transicionales, que solo lograremos mantener y profundizar en sus objetivos, si derrotamos al sistema capitalista. Por ello, el partido que te invitamos a construir  juntos, es el partido para la lucha por el Socialismo en nuestro país y en el mundo, como única manera de “no volver atrás” y poner todas nuestras riquezas al servicio de todo el pueblo trabajador y oprimido.

 

(1)El triunfo del Frente Amplio, segunda vuelta y perspectivas:

http://www.ist.uy/node/23

(2) – Carlos Marx: Circular de la Liga Comunista (Londres 1850):

https://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/50_circ.htm