Libertad presos políticos catalanes, ¡Libertad para Jordi Sánchez y Jordi Cuixart!

Escrito por Corrent Roig, sección catalana de la LITCI.

Hoy, 16 de octubre, la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, a instancia de la Fiscalía, ha decretado el encarcelamiento incondicional de los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, acusados de sedición.

También ha tomado medidas cautelares (retirada del pasaporte y obligación de pasar por el juzgado cada 15 días) contra el mayor y la intendente de los Mossos d’Esquadra, Trapero y Teresa Laplana.

El encarcelamiento de los dos Jordis es una auténtica vergüenza que muestra al mundo, una vez más, que el régimen que tenemos delante es heredero del franquismo e irreconciliable con las libertades democráticas y el derecho de los pueblos a decidir. Es un régimen determinado a humillar y escarmentar sin miramientos el pueblo de Cataluña. Este es el diálogo que ofrece el Estado: el encarcelamiento de los dos Jordis.

¿Saldrán ahora la UE y sus gobiernos a exigir la inmediata libertad de los dos Jordis y a denunciar esta indignidad?

Llamamos a secundar las movilizaciones convocadas por ANC , Òmnium y los CDRs para mañana 17 y a preparar una huelga general contra esta represión injustificable, por la libertad inmediata de los dos Jordis, el anulación de todos los procesos judiciales en marcha y la retirada de las fuerzas policiales de ocupación. Una huelga contra la inminente imposición del artículo 155 de la Constitución española y por la proclamación inmediata de la República catalana, acatando el mandato del 1 de octubre.

¿Qué más necesitan Puigdemont y Junqueras para proclamar ya la República catalana? ¿A qué esperan?

Sólo movilizándonos masivamente, autoorganizándonos en los CDR y coordinándolos con las asambleas de base en los centros de estudio y las empresas, junto con el sindicalismo alternativo, conseguiremos hacer respetar el mandato popular. Cómo hemos visto desde el 1-O, si dependemos de Puigdemont-Junqueras no habrá proclamación ni defensa real de la República catalana. La República será obra de la lucha de los treballadorxs, la juventud y los sectores populares o no será.