Un debate sobre la campaña electoral y la lista 1917

Desde IST hemos participado en la campaña electoral integrando con algunos candidatos la lista 1917, lema Partido de los Trabajadores (PT). Fuimos bajo este lema producto de las altas exigencias que se colocan a los partidos obreros, con reglas totalmente antidemocráticas. Esto impidió que nos presentemos utilizando el nombre de nuestra propia organización, Izquierda Socialista de los Trabajadores.

Este acuerdo electoral fue hecho en base a un programa de 21 puntos que acordamos con los compañeros del PT, lo que posibilitó realizar una campaña unificada convocando al voto para la lista 1917.

Finalizada la primera vuelta, creemos que es necesario abrir un primer intercambio fraternal, expresando como vimos desde IST la política de la dirección del PT en algunos de los aspectos vinculados a las elecciones.

Lo primero a mencionar es el escenario general (sobre el cual nos extendemos posteriormente en otras notas), luego de 15 años de gobiernos frenteamplistas. Los dirigentes de esta fuerza política han llevado al desprestigio el nombre de la izquierda e incluso del socialismo, ensuciando y corrompiendo su verdadero significado. Ello sin duda marcó uno de los aspectos de la realidad, imposible de ignorar al mirar los resultados obtenidos por el FA y de toda la izquierda.
El segundo tema es que esta democracia de los ricos permite aparecer en los medios masivos de comunicación a los partidos que manejan cifras millonarias y son bancados por los patrones, los grandes estancieros y las multinacionales. Las elecciones burguesas son su terreno, donde amplifican sus falsas promesas y engaños hacia los trabajadores.

Por eso hemos insistido que los resultados electorales muestran en forma distorsionada la realidad y son un elemento más, y no justamente el central, para el análisis que debemos realizar los revolucionarios.

Méritos y desaciertos

Tanto la dirección como la militancia del PT, tuvieron un enorme mérito: haber garantizado la inmensa mayoría de los asistentes a la Convención, rompiendo las trabas exigidas por la Corte Electoral, superando los 251 convencionales. A esa mayoría de Convencionales del PT e independientes, desde IST acercamos, con nuestras humildes fuerzas, 25 Convencionales propios, de los cuales solo 22 pudieron ingresar al conteo que realiza la Corte debido a “errores” o cambios que la dirigencia del PT realizó en la lista, sin aviso o consulta, dejando por fuera 3 compañeros de IST.
Damos importancia a este hecho porque creemos que nuestro pequeño pero valioso aporte de compañeros fue decisivo para pasar la exigencia de la Corte y llegar a reunir un total de 270 convencionales.

Manejando ese mismo método inconsulto y a nuestro entender, sectario, perdimos la posibilidad de presentar la lista obrera en el Departamento de Soriano. Allí IST tiene un grupo con valiosos compañeros que habían alertado, con justeza, discrepancias importantes con algún candidato que colocó el PT en el Departamento. Nuestro grupo en Mercedes realizó un gran esfuerzo y campaña, logró salir en algún medio de comunicación y estuvimos en la puerta de la fábrica Pamer dialogando con los obreros y en las ferias barriales. Pese a ello, por responsabilidad del PT no hubo lista en Soriano.

En una nota de 5 de noviembre el PT afirma “A la izquierda del Frente Amplio no ha surgido una alternativa política; por el contrario, tanto la UP como el PT cayeron respecto a su votación de 2014(…)”, a lo que agrega, “es necesario un balance riguroso y un debate estratégico en el seno de los luchadores de izquierda.”

Nosotros estamos de acuerdo en que hay que dar ese debate, sin sectarismo. Nosotros creemos que esta campaña electoral, donde la 1917 no fue integrada solo por el PT, no lo dijeron nunca ante ningún medio masivo, ocultando sectariamente que otra organización IST y su militancia pusimos e hicimos enormes esfuerzos en las asambleas convocadas, en la Convención y llamando a votar a la lista. Tampoco se respetó el orden de nuestros compañeros, donde priorizamos dirigentes obreros y barriales (más allá del lugar que desde el PT nos designaran en las listas, el cual no era nuestro eje discutir).

Esta situación se dio a pesar de tener reuniones y pedir con tiempo las publicaciones que se hicieran en la Corte para enmendar estas cosas. Por el contrario, se nos envió solo la lista definitiva, sin posibilidad de cambios.

Además de estos problemas que consideramos políticos y de método, existe un debate aún más profundo que iremos aportando en próximas notas con el afán de hace un balance riguroso como acertadamente plantean los compañeros. Debemos hacer un balance y discutir, cómo deberíamos hacer uso los revolucionarios de la campaña electoral burguesa, las consignas a levantar, las denuncias de sus instituciones y la necesidad de un planteo permanente que diga a los trabajadores que de este parlamento corrupto nada podemos esperar, incluso si la izquierda revolucionaria hubiera conseguido alguna banca. Como decíamos, esto hará parte de una nueva nota, donde también se coloque en el debate el viraje en la caracterización de la situación internacional, donde muchas corrientes y partidos veían “golpes”, “giro a la derecha” y “ondas reaccionarias”. Todo esto intenta ser parte de humilde aporte al “balance riguroso” que han invitado públicamente a realizar los compañeros del PT.