Udelar: estudiantes de Derecho no se callan y luchan

Los estudiantes de Derecho de la Universidad de la República comenzaron febrero protestando. El pasado lunes 2 se concentraron frente a la explanada para hacer oír sus reclamos, fundamentalmente contra el plan de estudio, que como manifiestan, reduce las posibilidades de la cursada reglamentada. A su vez denuncian el recorte de horarios que afecta sobre todo a los trabajadores que estudian o a los estudiantes que viven a distancias lejanas de la facultad. Los estudiantes reclaman también al Centro de Estudiantes de Derecho (CED) que se convoque una Asamblea General Extraordinaria para el primer semestre ya que en los últimos 18 años solo existieron dos asambleas.

Desde IST manifestamos nuestro apoyo a la lucha estudiantil y llamamos a rodearla de solidaridad, tomándola como un ejemplo para todos los estudiantes que sufrimos similares problemas en toda la Universidad.

A continuación difundimos la carta que será entregada el miércoles 5 al Consejo de la Facultad, así como la carta dirigida al CED y también la proclama de los estudiantes que han salido a luchar.

 

Al Consejo de Facultad de Derecho de la Universidad de la República :

Los abajo firmantes les solicitamos al Consejo de nuestra facultad de derecho la revisión de los siguientes temas sobre los planes 89 y 2016.

Plan 1989: Dicho plan dada a la actualización que se produjo a partir del año 2017, ha perdido presupuesto para el mismo, reduciendo las posibilidades de cursado reglamentado para los estudiantes que han comenzado la carrera en el plan y notoriamente atrasa al estudiantado que se ve perseguidos por la extinción del plan 89.

Es por ello que solicitamos al consejo:

La posibilidad de cursado reglamentado de las materias Financiero, Agrario y, que se abran mas cupos para Penal II, ya que lo que ofrece la facultad en 2020 para este curso no es suficiente y no contempla aquellos estudiantes que trabajan.

También solicitamos la agilización de las revalidas, muchos estudiantes hemos aprobado las materias correspondientes al plan 89 y al tratar de ajustarnos al plan 2016 nos quedamos con la incertidumbre de si se nos reconoce el esfuerzo de haber aprobado y en caso de no ser así, tampoco llegamos a tiempo para la reinscripciones en el plan nuevo. En lo que respecta a esto, creemos pertinente que existan plazos objetivos para la respuesta ante el pedido de las revalidas, hasta el momento todo es incertidumbre.

Un problema que aqueja al estudiantado, es el recorte de horarios en diversas materias, generando conflicto principalmente al estudiante que trabaja o vive a distancia.

Plan 2016: Este plan desde comienzo ha sido pasible de críticas, recordamos la queja que el año pasado presentó la cátedra de Derecho Procesal, ante la notoria diferencia en la carga horaria en materias sumamente importantes para la carrera. Talleres con falta de coordinación, esperando generar prácticas en individuos que no fueron orientados con lo teórico, no parece lógico. Materias que en el plan anterior eran anuales, en el nuevo plan son semestrales, aglomerando parciales y vaciando de contenidos vitales para el ejercicio de los futuros profesionales.

Si bien el plan va sufriendo año a año modificaciones, en el consejo del 20/11/2019 dicho organismo plantea la necesidad de modificar la modalidad de exoneración, sumando otra dificultad a un plan que ya por su características es elitista y con esta resolución, logra que puedan seguir los cursos solo aquellos que tengan cien por ciento de su tiempo a disposición de la carrera. Claramente vulnera y deja por el camino a muchos estudiantes que quieren educarse.

A razón de las diferentes problemáticas, le solicitamos al consejo:

Revisión y anulación del cambio en la modalidad de exoneración del plan 2016, aprobada en el consejo del 20/11 /2019.

Definir y otorgar las condiciones para el otorgamiento del titulo de Procurador, que no solo es un derecho que otros planes han tenido, sino que es una herramienta laboral para muchos estudiantes.

Otro problema detectado en el plan es el error en la conformación de las actas y por ende el reconocimiento de créditos en las escolaridades. Algunos compañeros hace dos años están pidiendo el reconocimiento de los mismos sin tener respuestas.

Como hemos expresado, hay reclamos que pertenecen a las diferentes generaciones (89-2016). Pero hay temáticas que afectan a todo el alumnado. En las últimas horas la facultad expresa que algunos alumnos que reúnen determinadas características no podrán elegir la cátedra, vulnerando un derecho que debe tener todo estudiante a decidir con quién cursar y con quien no. Solicitamos se revea dicha resolución ya que no es concebible en Facultad de derecho, que los estudiantes pierdan y no ganen en derechos.

Por otra parte, solicitamos que no se amplíe mas el radio de distancia para constatar domicilio y tener preferencia a la hora de seleccionar horario, actualmente se pide 100km,consideramos extrema esa distancia requerida y que se fije la de años previos.

También solicitamos que sea creada una entrada a biblioteca para personas con dificultades para desplazarse.

Por último solicitamos que de ahora en mas, toda modificación al plan de estudios que el consejo pretenda aplicar, sea a partir de 3 a 5 años a futuro de la iniciativa. No es justo ni razonable que a los y las estudiantes les cambien periódicamente las reglas de cursado,

exoneración, asistencias, entre otras.

Desde ya muchas gracias, atentamente : Estudiantes Independientes de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República.


Proclama

Los estudiantes de la Facultad de Derecho decimos basta.

Estamos cansados de que nuestras voces no sean oídas; del ninguneo constante hacia quienes son la parte principal y fundamental de este sistema; del atropello a nuestros derechos, y de que se no se nos tome en cuenta para los cambios sistemáticos que nosotros mismos sufriremos.

Estamos cansados también, de que a los compañeros del plan 89 los corra de atrás el plan. De que tengan cada vez menos cursos, y menos profesores para optar. De la falta de certezas que se les brinda cuando a un mes de comenzar las clases hay cursos que dicen que “no se van a dictar”, o que una materia cuente con cursos solo en un turno, perjudicando así a los estudiantes que trabajan y no pueden amoldar su vida a este centro de estudios.

¿Como no vamos a estar cansados? Si los compañeros que tuvieron la mala suerte de iniciar su carrera universitaria en el año 2017 sufren día a día un plan lleno de incertidumbres, aprobado a las corridas, sin llegar a tener consciencia de lo que generaría. Cursar en el plan 2016 es cursar sin saber qué puede pasar mañana. Cursar en el plan 2016 es cursar dedicando 5 años de tu vida a la facultad para intentar terminarla en tiempo y forma, o abandonarla. Nosotros, los estudiantes, sabemos que la realidad es muy distinta a la que los creadores de este plan imaginaban cuando decidieron implementar este cambio. Cuando eligieron quitar el libre controlado e inventaron el semi presencial, que hasta el día de hoy no funciona de manera correcta. Cuando decidieron arbitrariamente quitar el título de procurador, tan necesario para conseguir trabajo, para brindarnos un certificado intermedio que le quita tanto valor a las horas de estudio dejadas aquí.

Nos cansamos de la improvisación, del ensayo y el error con personas que dejan su vida en esta casa de estudios. De que los compañeros de nuestro plan 2016 no tengan claro su método de exoneración a un mes del inicio de cursos, y que los representantes estudiantiles en el Consejo de la Facultad de Derecho, luego de habernos ocultado información dos meses, se laven las manos, transmitiendo más dudas que certezas.

Nos cansamos de los filtros. De medidas que lo único que generan es que accedan a la educación aquellos que pueden, y no los que quieren, desestimulando a los estudiantes, atentando contra la educación pública.

Nos cansamos de la conducción del CED. Organismo que tiene el deber de representar al estudiante de la Facultad de Derecho, “sostener los intereses generales y las aspiraciones universitarias y sociales del estudiantado”, tal como lo dice en el Artículo 2 de su estatuto. Estatuto que el CED incumple en los hechos al no convocar Asambleas Ordinarias, y en la ética propia al saber que no defiende más que los intereses propios y no los del colectivo estudiantil.

Somos estudiantes de la Facultad de Derecho, Estudiantes Independientes de cualquier agrupación política partidaria o universitaria, que buscan que su casa de estudios deje de ser una jaula de laboratorio, y vuelva a ser la cuna de futuros abogados y escribanos ilustres como lo han habido tantos en la historia de nuestro país.

Somos estudiantes cansados, y es por eso que Derecho No Se Calla más.

Muchas gracias.

Estudiantes Independientes


Secretaría Coordinadora del Centro de Estudiantes de Derecho:

Los/as estudiantes de la FDer venimos padeciendo graves dificultades para el cursado, problemas como la masividad, la falta de horarios, los cupos, entre otros, se han visto agravados por la implementación improvisada del Plan 2016 y por la toma de medidas antiestudiantiles entorno a este, que repercuten también en el Plan 89.

Mientras esto sucede, no hemos contado con las herramientas para ser activos partícipes sobre lo que atañe a nuestras carreras dada la falta de espacios de intercambio y construcción colectiva como lo son las Asambleas Estudiantiles.

El Estatuto de nuestro Centro de Estudiantes prevé la existencia de los siguientes órganos: Asambleas de Clase, Asambleas de Delegados de Clase, Asamblea General Ordinaria, Asamblea General Extraordinaria, Secretaría Coordinadora, Comisión Fiscal y diversas comisiones (art. 18). La Asamblea General Ordinaria es definida como el “órgano soberano” del CED pero hace tiempo no se realizan. En los últimos 18 años solo hubo dos asambleas. Es potestad de la Secretaría Coordinadora la convocatoria a Asamblea General Extraordinaria, pudiendo ser convocada con el voto de cinco de los nueve miembros (art. 35)

Consideramos que es imprescindible reactivar los órganos que permiten escuchar todas las voces, el intercambio de ideas y la discusión fraterna.

Atento a todo lo manifestado, los/as abajo firmantes solicitamos:

  • La convocatoria a una Asamblea General Extraordinaria para el primer semestre del 2020

  • El compromiso de reactivar esta herramienta democrática para el Centro de Estudiantes de Derecho