Tercerizaciones: negocio para las empresas y precarización para los trabajadores

Presupuestación para todos los becarios, pasantes y tercerizados!!

Hace décadas, se instauraron como moneda corriente las tercerizaciones de distintos trabajos, pero es hora de pararse firme y decir NO a las mismas. Las tercerizaciones son aquellos servicios que se les encomienda a una empresa distinta, es decir, se trata de una empresa contratando a otra por un determinado servicio. En muchos casos, a este tipo de contrato se le llama “outsourcing” o subcontratación y lo podemos ver en los anuncios laborales como una forma de entrar a grandes empresas o incluso entes estatales. Las tercerizaciones en Uruguay tuvieron un gran auge con el gobierno de Lacalle (padre) en los ‘90, sobre todo en el sector público.

En la actualidad, no es sorpresa entrar a una empresa y ver que el servicio de limpieza por ejemplo, es tercerizado, incluso en el Estado. Con estos últimos gobiernos (tanto del FA como los blanqui-colorados) y el intento (no tan) encubierto de privatizar los sectores estatales, se han tercerizado todo tipo de servicios.

Hay alrededor de 80 mil trabajadores tercerizados (si no son más), tan solo en el sector público, y tienen peor paga que trabajadores que hacen la misma tarea, o incluso teniendo tareas más complejas o más horas de trabajo, sumado a que la mayoría de los derechos de esos trabajadores son birlados constantemente.

Por ejemplo, en una licitación para ANTEL se cambió la empresa que ofrecía los servicios y se mantuvo la plantilla laboral, pero se quitó la antigüedad con eso, se rebajó el sueldo y aumentaron las tareas. ¿Ese es el tipo de trabajo que queremos fomentar?

Es claro que las tercerizaciones nunca estuvieron pensadas como una mejora para los trabajadores, sino como un negocio adicional para las empresas, cobrando grandes cantidades de dinero por un servicio y pagando al trabajador que lo realiza meras migajas.

La distribución en distintos lugares donde la empresa ha vendido sus "servicios" dificulta aún más la posible organización de los trabajadores, ya que en muchos casos ni siquiera conocen a sus compañeros, o incluso nunca tocaron el piso de su empresa empleadora.

El sindicato que nuclea a la mayoría de los tercerizados es FUECYS, sin embargo no ha hecho hasta la fecha más que negociar una y otra vez con las distintas patronales y tampoco ha hecho una campaña para que todas las luchas de los tercerizados sea unificada. Incluso en declaraciones, se ha dicho que las tercerizaciones comenzaron como una buena intención que se degradó. Aparentemente rebajar los derechos de los trabajadores y fracturar la unión de los mismos fue una "buena intención" en algún momento.

Lo peor de las tercerizaciones, es que al día de hoy se van camuflando en el Estado de distintas maneras. La inclusión de ONG's como medios tercerizadores, dificulta aún más el acabar con las mismas, ya que terminan funcionando como una empresa, un buen ejemplo de esto es la ONG APEX que vende servicios para el hospital Pasteur y Maciel. Incluso esta “empresa” tuvo problemas con la justicia por problemas relacionados con coimas. Toda esta imagen de las ONG ayudando al Estado en las tercerizaciones sirve para desarticular la organización de los trabajadores.

Hay que luchar contra los contratos precarizados, contra las posibles maniobras que tienen los capitalistas de desorganizar a los trabajadores y explotarlos aún más. Los trabajos tercerizados suelen ser la puerta de entrada al mundo laboral para muchos jóvenes, naturalizando en los trabajadores las condiciones precarias de trabajo y dificultando el desarrollo de las personas, la emancipación e incluso la capacidad de estudio de la juventud. Hace poco, en abril, los tercerizados de ANTEL y OSE hicieron una marcha por 18 de Julio. Creemos que el primer paso a realizar ante estos atropellos es organizarse con todos los compañeros que tengamos en esta misma situación en la empresa que trabajamos y discutir que medidas podemos tomar.

Hay que seguir el ejemplo que dieron estos compañeros tercerizados de ANTEL y OSE, el de la lucha. Esa es la única salida que podría dar cambios reales a las condiciones de trabajo, al salario sumergido que suelen tener este tipo de empleos y demás. Desde ya abrimos las páginas de nuestro periódico Rebelión para que puedas contarnos tu situación laboral y denunciar lo que pasa con las tercerizaciones.