Porque IST no llama a votar la Unidad Popular

Nuestras diferencias con la UP 

Algunos compañeros que están en proceso de ruptura con el Frente Amplio, preguntan porque nuestro partido no llama a votar a la Unidad Popular, formada mayoritariamente por el 26 de Marzo y partidos como el PCR.

Los integrantes de la UP sin duda dieron un gran paso adelante cuando en 2008 se retiraron del Frente Amplio y formaron la Asamblea Popular. Pero lamentablemente ese avance que significó esta ruptura no se profundizó en el terreno teórico. Esto llevó por un lado a una profunda y correcta crítica del FA, que no se correspondió con su política a nivel internacional que siguió buscando en los gobiernos nacionalistas burgueses un modelo para su proyecto. Es constante el apoyo a gobiernos nacionalistas burgueses como el de Maduro en Venezuela, Correa en Ecuador, Evo en Bolivia, presentados como su modelo. Ha significado además, el silenciamiento de sus críticas, ocultando o desprestigiando las luchas que los trabajadores dan contra estos gobiernos.

Otro problema grave e la mayoría de quienes integran la UP, es la no participación de los paros, marchas y movilizaciones que convoca el PIT-CNT. Si bien coincidimos en la crítica a la burocracia sindical con los compañeros, tienen un política abstencionista y capituladora al negarse a disputar la dirección de los trabajadores a esta siniestra burocracia que dirige el PIT-CNT. Imaginemos por un momento si la UP organizara una columna propia en las movilizaciones y paros llamando a todos las corrientes clasistas a discutir una política común de intervención frente a la burocracia, poniendo su radio al servicio de la organización. De esta manera no aparecería como única alternativa frente a los trabajadores la burocracia, sino que además habría un polo clasista disputando esa dirección en la calle y en los sindicatos. Lamentablemente su aislamiento, la creación de un “encuentro sindical” que es la segunda versión del partido, para nada ayuda sino que dificulta la pelea contra la burocracia sindical. Con esta política de negarse a participar de los sindicatos, donde su candidato presidente, Gonzalo Abella, si asiste a los debates en la Sociedad Rural de San José y los apoyos de la UP a los gobiernos nacionalistas burgueses, muestran que la ruptura con el FA, no avanzó en la ruptura con la política de conciliación de clases.

 

Juan Ranchos