Organízate con IST y votá Trabajadores

Ni un voto a la derecha patronal y represora

Los partidos políticos han salido a pedirnos el voto y en medio de la campaña electoral todos nos afirman que serán el mejor gobierno para trabajadores, estudiantes y jubilados. Pero hagamos un poco de historia.

El partido Nacional –Blancos- y el partido Colorado estuvieron gobernando nuestro país por más de ciento cincuenta años hasta el 2005. Estos partidos claramente representantes de los patrones, de los dueños de las tierras y los bancos, tuvieron como política central en sus gobiernos reprimir las huelgas de los trabajadores y estudiantes, mantuvieron salarios de miseria y permitieron el saqueo de nuestro país a través de la deuda externa por donde se fueron millones dólares que pagamos todos los uruguayos.

El candidato del Partido Colorado, Pedro Bordaberry, es hijo del dictador Juan María Bordaberry, detenido por violación a los derechos humanos por las atrocidades cometidas durante la pasada dictadura cívico militar.

Hoy “Pedro”, como le gusta hacerse llamar para esconder su apellido, quiere bajar la edad de imputabilidad, perseguir a los jóvenes endureciendo las penas, eliminar puestos de trabajo en el Estado no cubriendo las vacantes y “achicar el gasto” atacando y reduciendo las conquistas sociales. Pedro, honrando la memoria de su padre quiere mano dura contra los trabajadores y el pueblo.

Por otro lado el candidato del Partido Nacional, Lacalle Pou, también es hijo de quien gobernó el Uruguay en los años 90, Luis Alberto Lacalle. Lacalle padre fue quien comenzó el desmantelamiento de las empresas públicas y es tristemente conocido por la violenta represión en la movilización del Hospital Filtro donde fueron asesinados dos jóvenes por la policía. Lacalle junior quiere desprenderse de esta historia y pretende presentarse como algo nuevo y “por la positiva”.

De todas maneras sus propuestas lo dicen todo: quiere quitar la conquista de las 8 horas en el trabajo rural, quiere derogar la Ley de responsabilidad penal empresarial, es impulsor junto a Bordaberry de la baja de la edad de imputabilidad y cínicamente habla de “asentamiento cero” para conseguir votos, cuando su partido ha hecho colectas públicas y entrega casillas de madera a algunas pocas personas de los sectores más pobres de la sociedad.

Por estas razones y muchas más, es que de estos partidos de derecha no podemos esperar nada ni depositar confianza, son parte de la historia de explotación y sufrimiento de generaciones de trabajadores, estudiantes y jubilados. Lacalle Pou y Pedro Bordaberry quieren volver al gobierno y aplicar las viejas recetas de sus partidos y sus padres. Ellos son parte de la dinastía que explotó y reprimió al pueblo uruguayo. Por ello no debemos darle un solo voto.

¿El Frente Amplio es una opción para los trabajadores?
“El juego a la derecha”

Muchos compañeros nos dicen que frente a la derecha y su posibilidad de poner en peligro un tercer gobierno del Frente Amplio, la única salida sería votar por el FA, y que de lo contrario es “hacerle el juego a la derecha. Pero veamos si es así.

Los dirigentes del Frente Amplio, cuando ganaron el gobierno, llamaron a la derecha derrotada en las urnas y le repartieron cargos a personajes como Pedro Bordaberry y su sector para que integraran las comisiones de seguridad y educación. José Mujica, otorgó puestos de gobierno a Blancos, Colorados y el Partido Independiente, por cuota política en empresas públicas y organismos del Estado.

En el tema de los DDHH hubo un pequeño avance gracias a la lucha y la movilización. Sin embargo la dirección del FA “le hizo el juego derecha” blanquicolorada, al impedir que la mayoría de los torturadores y golpistas fueran juzgados y castigados. Fue el FA quien mantuvo la Ley de impunidad de Blancos y Colorados y boicoteó el plebiscito del SI, no poniendo papeletas en muchos sobres de votación. A nivel parlamentario, a pesar de tener mayorías, no anuló la Ley de Caducidad que permite que asesinos y torturadores estén en libertad. Varios dirigentes “progresistas”, entre ellos Tabaré Vázquez, han llamado a “dar vuelta la página”, “haciendo el juego a la derecha” y como hecho basta recordar el abrazo con Bordaberry llamando a la reconciliación.

A nivel universitario y de toda la educación es el FA que está llevando adelante un plan de mercantilización de la educación pública, haciendo así “el juego a la derecha”. Se primarizan los contenidos curriculares en la Universidad, se limita el ingreso de estudiantes a las carreras de grado por medio de los “cupos” y la falta de horarios en los diferentes turnos hacen imposible anotarse y cursar en todas las materias del grado a quienes trabajamos. Se viola el Cogobierno universitario y se da entrada a la patronal privada en los planes de estudio, como sucede con la UTEC, poniendo la educación al servicio del mercado y lejos del pueblo.

El caso PLUNA es un ejemplo de corrupción de los dirigentes del FA, donde el ex Ministro de Economía, Fernando Lorenzo y el presidente del Banco Republica, Fernando Calloia terminaron procesados en este gran negociado, y el gobierno del FA cerró la única aerolínea de bandera nacional, dejando más de 700 trabajadores en la calle.

Así podríamos seguir demostrando que quienes realmente le han hecho el juego a la derecha son la dirección máxima del FA.
Es esta dirección del FA la que hace los mandados a la derecha extranjerizando la tierra, permitiendo la destrucción del medio ambiente, con la mega minería a cielo abierto y las plantas de celulosa. Es bajo el gobierno del FA que la deuda externa se pago puntualmente y a pesar de ello debemos mas que antes superando hoy los 30 mil millones de dólares.

Son los dirigentes del FA quienes exoneran a los patrones privados y a las multinacionales de impuestos haciendo que la clase capitalista, los terratenientes y los más ricos llenaran aun más sus cuentas bancarias bajo sus gobiernos. Y estos mismos dirigentes del FA pretenden que los trabajadores, estudiantes y jubilados nos contentemos con las migajas que caen del plato.

La dirección del Frente Amplio que posaba de izquierdista con su discurso, terminó en sus gobiernos como sirviente de los capitalistas y al servicio del imperialismo. El FA es una falsa alternativa a la derecha y llamamos a no votarlo. La tarea es comenzar a construir juntos una verdadera izquierda, un gran partido obrero y socialista. Desde IST te convocamos a ser parte de esta construcción y en estas elecciones vota la lista 1917 del PT.