Más de 10.000 desplazados en todo el país: necesitamos soluciones!

 Según el Sistema Nacional de Emergencias, ya son más de 10.000 los desplazados por los temporales que están sucediendo en el país y donde ya han pagado con su vida nueve personas. Desde IST nos solidarizamos  con todos los afectados, que se encuentran viviendo una situación dramática. Vemos con angustia como cientos de trabajadores se ven obligados a abandonar sus casas con sus hijos y familiares, perdiendo todo lo que consiguen con muchísimo esfuerzo, como bien sabemos los trabajadores.

El tornado que causó destrozos en Dolores (Soriano) y las inundaciones por las fuertes lluvias, vuelven a colocar sobre la mesa el problema de infraestructura que afecta centralmente a los trabajadores y los barrios más populares, que en muchos casos tienen sus casas en lugares inundables y en condiciones precarias, pues ningún gobierno ha cumplido con el derecho a una vivienda decorosa que la constitución dice que es de todos. Así, ya nos hemos “acostumbrado” a ver como cada tanto, las inundaciones azotan muchos departamentos. La última vez fue en diciembre pasado, cuando en los departamentos de Salto, Artigas y Paysandú, terminó con más de 20.000 desplazados.

Esta situación se repite y se repite. Este desastre no es solo causa fenómenos naturales, sino que es agravado enormemente por la falta de infraestructura que no ha resuelto ni el gobierno nacional ni los gobiernos municipales, sean del Frente Amplio o la “oposición”, que luego son los primeros en salir a darnos su “solidaridad”… solo en palabras.

Falta de desagües y cloacas acordes a las poblaciones de ciudades y pueblos, la deforestación que favorece a las inundaciones, la falta de viviendas dignas y el aumento de la miseria que se refleja en la cada vez más precarias construcciones en lugares inadecuados para vivir, son algunos de los principales que tenemos los trabajadores y sectores populares. Vimos cantidades de techos de chapa que volaron, así como las construcciones más livianas y débiles  de muchas viviendas, liceos y edificios públicos.

Por otra parte, según informó el departamento de Ciencias de la Atmósfera de la Facultad de Ciencias, existe un radar llamado Doppler que hubiera podido detectar el tornado con al menos 10 o 20 minutos de antelación, tiempo que podría ser muy valioso en esas circunstancias. Pero nuestro país no cuenta con esa tecnología y nos hace más vulnerables.

Como siempre, son los trabajadores y sectores populares de todo el país los que colaboran frente al llamado de solidaridad buscando ayudar a los afectados y realizando grandes esfuerzos, mientras las empresas aprovechan para hacer publicidad, mostrándose como “solidarias” cuando en realidad las donaciones –que son fundamentalmente entregada por trabajadores- les es luego descontada de impuestos –es decir, pagamos los trabajadores y ellos se  hacen la publicidad!-  El cinismo de los empresarios y gobernantes es impresionante.

El gobierno, en lugar de enviar policías y militarizar las zonas, debe garantizar el envío inmediato de obreros, médicos, enfermeros, psicólogos, ingenieros, arquitectos, que sea parte de un plan de Estado que inicie un llamado para el ingreso de trabajadores estatales para atender a todos los afectados en forma eficiente. No solo en estos momentos de tragedia, sino para que toda la población de Dolores y el país, reciban una atención adecuada en salud con edificios en condiciones, lugar para todos y el con el personal necesario. También es urgente incorporar toda la tecnología necesaria que permita detectar, lo antes posible, este tipo de fenómenos.

En conjunto con lo anterior, se debe iniciar urgentemente un plan de obras públicas para comenzar a revertir toda esta falta de infraestructura y solucionar el problema de la vivienda. No podemos permitir que los evacuados se los tenga como verdaderos refugiados en carpas o en clubes totalmente hacinados. ¡Que se abran los hoteles, edificios y casas aptas para vivir!

Como vemos, la falta de inversión en vivienda y salud pública hace que estos fenómenos peguen con mucha más fuerza. las policlínicas y hospitales se encuentran saturados, no dan abasto con el personal. Esto ya es denunciado por los trabajadores en situaciones de “calma”, y se agrava frente a fenómenos que exigen una respuesta a mayor escala.

Desde IST llamamos a los trabajadores y el pueblo a solidarizarse con todos los afectados a través de los sindicatos y centros de estudiantes, que están recibiendo donaciones. Estas deben estar en manos de los trabajadores y los vecinos de los barrios populares para garantizar su distribución y que no haya ningún tipo de desvío con el cual se terminen beneficiando políticos o empresas.

Mientras llevamos adelante esta solidaridad inmediata, debemos exigir a la dirección PIT-CNT un paro de 24hs que sea el comienzo de un plan de lucha que sume los reclamos de los trabajadores y sectores populares damnificados por inundaciones y el tornado, los organice realizando asambleas en lugares de trabajo, estudio y barrio, para exigir soluciones: por un plan de obras públicas para la infraestructura, construir nuevos hospitales, reconstruir todos los liceos destruidos; inversión en vivienda, educación y salud pública. Para esto hay dinero: el gobierno debe suspender el pago de la deuda externa que es una sangría para la economía, colocar impuestos progresivos al capital, y si es necesario utilizar las reservas para cumplir con las necesidades populares. ¡Terminemos con las tragedias evitables que siempre pagamos los trabajadores con muertos, heridos y desplazados!

 

IZQUIERDA SOCIALISTA DE LOS TRABAJADORES – LITCI

19/4/2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *