Los que abandonaron la “izquierda”. La necesidad del partido de la luchas y el socialismo

Editorial Rebelión n°43

La brutal crisis económica y política del 2002, hizo que la mayoría de los trabajadores y el pueblo uruguayo perdiera las esperanzas y expectativas que tenían hacia los partidos de la vieja derecha colorada y blanca, estos fueron sacados del gobierno en las elecciones del 2005 por las políticas neoliberales. Los trabajadores y el pueblo querían un cambio.

El discurso del Frente Amplio (FA) antes de acceder al gobierno, era duro con esas políticas neoliberales que aplicó la derecha. La mayoría de sus dirigentes apoyaba desde el discurso, el plebiscito contra las privatizaciones que se realizó bajo el gobierno blanco de Luis Alberto Lacalle. De allí salió el pronunciamiento triunfante en defensa de las empresas públicas. Ahora el actual gobierno no lo respeta, llevando a la extranjerización del país y a la pérdida de soberanía.

El gobierno del colorado Jorge Batlle tocó fondo al estallar la crisis económica.

Batlle fue famoso por afirmar que de ser necesario, había que vender hasta las joyas de la abuela, para cumplir con el pago de la deuda externa. También alentó y aplicó privatizaciones y llevó adelante un ajuste contra los trabajadores.

Los discursos encendidos de décadas anteriores, donde el hoy ministro de economía, Danilo Astori, afirmaba que no se debía destinar millones de dólares al pago de la deuda externa, sino que había que pagar la deuda con el pueblo uruguayo, la afirmación de que era necesario terminar con la impunidad que mantenían golpistas y torturadores, la crítica a los bajos salarios, sus proclamas contra el ajuste y las privatizaciones, sentaron las bases para que llegaran al gobierno.

El FA subió al gobierno hace más de 12 años. Y aquel que se presentó en las palabras como un gobierno de izquierda, giró totalmente, y comenzó a aplicar en forma paulatina políticas claramente neoliberales.

Hoy los trabajadores de la banca oficial denuncian la privatización del banco estatal y el gran negocio que hacen con el las empresa privadas. Los trabajadores de Ancap han estado peleando contra el cierre de la Planta de Cemento y el despido de trabajadores. Hoy salen nuevamente a denunciar que el gobierno intenta vender la flota petrolera estatal de barcos. UTE ha privatizado los parques eólicos. Estafadores como los dueños de Fripur, que despidieron a 900 obreras, hoy cambian de negocio y le venden energía al Estado.

El sindicato de OSE anuncia que la Ley de Riego aprobada, significa la privatización del agua. Miles de trabajadores están tercerizados por empresas privadas con menos derechos y salarios muy sumergidos en muchísimos casos.

El gobierno del FA y su ministro Danilo Astori, ahora se abrazan con los organismos internacionales (FMI, BID) y pagan puntualmente, aquella deuda externa que ellos decían que era ilegitima.

Los organismos de Derechos Humanos reclaman por decenas de denuncias trancadas por las violaciones a los derechos humanos y que apenas diez, de los cientos de asesinos y torturadores, cumplen algún tipo de pena en la cárcel VIP de Domingo Arena.

El Frente Amplio, el partido Colorado, Blanco, el partido Independiente y el nuevo partido de Novick; todos han prestado sus votos para sostener las políticas actuales, ninguno de ellos tiene un plan diferente para los trabajadores y sectores populares. Todos quieren el gobierno para aplicar, como lo hace el FA y el progresismo, medidas neoliberales para lo cual usan diferentes discursos. Pero de fondo son lo mismo, gobiernan para los capitalistas y los patrones.

Para frenar todos estos ataques que desde el gobierno y las patronales están llevando adelante, debemos salir masivamente y unificados a la lucha. Desde IST, nos ponemos a disposición para dar esta pelea desde los gremios, los sindicatos y los barrios, y te invitamos a dar juntos esta batalla.

Construyamos el partido de las luchas y el Socialismo

Estas instituciones capitalistas (el parlamento, la policía, la justicia) no dan ni la más mínima respuesta al flagelo que vive la mujer trabajadora y las más humildes. El machismo, el tráfico de mujeres, entre las que se encuentran niñas y adolescentes, son violentadas de forma continua, y la causa de fondo es este sistema social. Muchas mujeres son empujadas a la prostitución y todas somos víctimas de una violencia instalada que incluso nos lleva a la muerte.

Junto a la opresión de la mujer, los decretos represivos como el de esencialidad que se aplica en las luchas y conflictos obreros, o el que habilita a la policía a detener trabajadores o vecinos, por cortar una calle, dan muestra contra quienes se prepara el aparato represivo.

El parlamento está cruzado por la corrupción de todos los partidos, que se acusan unos a otros por sus vergonzosos robos. Desde allí, seguro no vendrá ninguna solución para nosotros.

Por eso, el camino para cerrar el paso a la vieja derecha y a estos falsos y mal llamados izquierdistas del gobierno, es con la construcción de un partido totalmente opuesto a ellos y que peleé por otro sistema social.

Pero no debe ser un partido con los que hacen lindos discursos pero llevan en sus filas a patrones, sindicalistas vendidos o a generales “patriotas”. Necesitamos construir un partido donde los que lleven la batuta sean los trabajadores, los explotados.

Debemos poner en pie un partido de obreras, obreros, estudiantes y jubilados, que levantando nuestras necesidades más apremiantes y luchando por ellas, tienda un puente que nos dirija al socialismo con democracia obrera. Las trabajadoras y trabajadores tenemos dos caminos: el aceptar de rodillas estas imposiciones y violencia, o ponernos de pie con una organización que se edifique junto a los conflictos de los trabajadores, la luchas por los derechos de la mujer y los más humildes. Es desde allí que te convocamos de IST a que nos ayudes a levantar los andamios para construir este partido que lucha junto a miles de compañeros en el mundo por la misma causa, agrupados en la Liga Internacional de los Trabajadores.