La dirección mayoritaria del PIT-CNT y el levantamiento de la sanción al sindicato policial

Finalmente la mayoría de la dirección del PIT-CNT, en una nueva votación, decidió por 36 votos contra 16 levantar la suspensión del Sindicato Policial (Sifpom), que había sido aprobada el pasado 3 de marzo y que debía ser tratada en el Congreso.

La suspensión se había aprobado, en líneas generales, por la iniciativa y votación de los gremios que integran la Coordinación de Sindicatos, denunciando que el Sifpom ha venido defendido la represión contra los trabajadores y jóvenes, alineándose de esta manera con la política de mano dura de Larrañaga y el gobierno multicolor.

El papel vergonzoso de la dirección mayoritaria

La dirección mayoritaria del PIT-CNT (corriente Gerardo Cuesta, integrada por Articulación y el Partido Comunista), sin ningún tipo de consulta a las bases como ya es su costumbre, dio marcha atrás en la sanción dejando impunes al interior de la central a los y las dirigentes del Sifpom que defendieron la represión.

Estos dirigentes hablan de “no excluir” para dar “la batalla ideológica”… pero aquí no se trata de una discusión abstracta sino de hechos bien concretos: ¿se tolera o no a dirigentes que han defendido abierta y públicamente la represión? Para la dirección mayoritaria sí se toleran.

¡¡Un papel vergonzoso para dirigentes que se dicen defensores de los trabajadores y las libertades democráticas!!

Este hecho demuestra nuevamente que esta misma dirección mayoritaria que quiere un “diálogo nacional” con el gobierno represor multicolor, y que agachó la cabeza aceptando una rebaja salarial, no es un alternativa para los trabajadores. No les interesa luchar de forma consecuente ni que la base discuta y decida.

No puede haber defensores de la represión en las organizaciones obreras

Desde IST manifestamos nuestro rechazo a este levantamiento de la suspensión por parte de la dirección mayoritaria. Los trabajadores no podemos tolerar en nuestra organización a dirigentes y sindicatos que defiendan la represión contra nuestra clase.

Defendemos de forma categórica, por lo tanto, que el Sifpom o sus dirigentes deben ser suspendidos y potencialmente expulsados.

Llamamos a bajar esta discusión a las bases de todos los sindicatos, la cual debe ir unida a la discusión sobre la autodefensa obrera para defendernos de la represión.

A su vez debemos discutir como nos organizamos desde abajo para construir una nueva dirección que quiera luchar en serio y apele a la democracia obrera.


Una política para quebrar el aparato represivo

Como dijimos en una nota anterior: “Siendo coherentes con nuestra concepción marxista revolucionaria, al mismo tiempo, llamamos a la base policial que no está de acuerdo con esta política represiva y pro-gobierno de sus dirigentes, a que los expulsen o se organicen aparte de ellos”. (1)

Defendemos el derecho de la base policial no solo a sindicalizarse como ya lo tienen, sino también a la huelga (que hoy se les tiene prohibida) y a desobedecer a sus superiores.

En ese sentido, deben comprometerse ante los obreros a no reprimir a los trabajadores y las masas.

Esta es la exigencia que el el movimiento obrero, mientras organiza su autodefensa y con su lucha cada vez más profunda por sus reclamos inmediatos y por su estrategia política de tomar el poder, debe realizar a la base policial, con el objetivo de quebrar el aparato represivo.

1) https://www.ist.uy/acerca-del-debate-sobre-la-suspension-del-sindicato-policial/