¡Justicia por Andrés Pereira!

Los dirigentes del NPC: una moral perversa

Finalmente fueron hallados en Punta Espinillo los restos del joven de 17 años, Andrés Pereira, quien en 2014 había asistido a ese lugar a un campamento organizado por el Nuevo Partido Comunista (NPC)*. La mamá de Andrés denunció que en aquel momento le dijeron que se quedara tranquila, pero que Andrés volvería solo porque había tenido un problema, sin darle más explicaciones. Como se sabe, Andrés nunca llegó a su hogar.

Escrito por Federico

En ese momento, la dirección del NPC emitió una declaración, diciendo que Andrés era presa del narcotráfico, de tener padres irresponsables y lo acusaron además de haber robado dinero de una de las carpas (que sería según ellos el origen del problema). Es decir que no solo no garantizaron como debieron -más allá del problema acontecido- que el joven llegara a su hogar, sino que por el contrario se encargaron de difamar de la peor manera.

Luego, durante estos tres años que pasaron, el NPC guardó un sepulcral silencio al respecto. Ningún tipo de esfuerzo ni difusión por encontrarlo. Eso está reflejado en las recientes declaraciones del secretario general de la organización, Marcelo Sánchez, al semanario Brecha: “Por años nos resistimos a hablar de Andrés.” [1]. ¡Hablan ahora, obligados por las circunstancias, porque aparecieron los restos de Andrés a metros del campamento y las pruebas cada vez están más en su contra!

Ensuciando a Andrés y su familia, los dirigentes del NPC armaron un contexto que acreditara su versión: un pibe conflictivo, presa de narcos y sin contención familiar, que se fue del campamento después de intentar robar. Tal es la historia presentada por los dirigentes del NPC para encubrir su responsabilidad en los hechos.

Basta ver las declaraciones de Marcelo Sánchez en los medios para corroborar su vergonzosa coartada. Para sostenerla, se aferraban a las declaraciones de testigos que habían dicho ver con vida a Andrés días después del campamento. Esos mismos testigos ahora declaran que mintieron bajo presión de integrantes de esa organización.

Por otra parte hay testimonios que venían afirmando que Andrés recibió una golpiza, y ya el propio cocinero de la organización -quien es además, boxeador- confesó haberle pegado. En el estudio de los restos se comprobaron signos de violencia que ocasionaron una fractura en el cráneo. La fecha de la muerte de Andrés coincide además con la fecha de realización del campamento.

Desde IST repudiamos enérgicamente la actitud de los dirigentes del NPC

Estos apelaron a los viejos y lamentables métodos de la difamación, la calumnia y la falsificación para encubrirse. Métodos que son propios de la decrépita tradición estalinista y su moral podrida y perversa. Han demostrado ser enemigos de la lucha contra la opresión y la explotación.

Damos nuestro total apoyo y solidaridad a la familia de Andrés y sus amigos. Exigimos el inmediato esclarecimiento del caso, y que se haga justicia por Andrés. Proponemos que las organizaciones de DDHH y de familiares desaparecidos intervengan en la investigación y se castigue a todos los responsables de su muerte.

 

[1] http://brecha.com.uy/presente/

*El Nuevo Partido Comunista (Npc) es un grupo conformado a partir de una escisión de la Unión de Juventudes Comunistas (Ujc), que en 2003 se separó políticamente del Partido Comunista del Uruguay (Pcu) y fundó el Frente Artiguista Democrático Avanzado (Fada). Formalmente están por fuera del Frente Amplio, pero llaman a votar el lema en las elecciones, y a participar siempre de las internas de ese partido. Son conocidos también por editar el periódico LiberArce.