Hay que organizar el paro desde la base y darle continuidad

Debemos organizar un gran paro y movilización para 6 de abril pero este debe ser el comienzo de un plan de lucha decidido en asambleas multitudinarias como las realizadas por los maestros en el pasado conflicto. Para avanzar y derrotar las pautas de rebaja salarial, lograr el 6% para la educación y presupuesto para la vivienda y salud pública, no basta con paros aislados.

Por Juan Ranchos

Nosotros desde IST proponemos comenzar a discutir y resolver en asambleas que esta lucha tenga continuidad, que no sea una medida aislada que termine dejando todo igual. Es indispensable para derrotar las pautas de miseria y conseguir más presupuesto en salud y educación, un plan de lucha escalonado, de todos los trabajadores y estudiantes.

Posterior al paro del 6 de abril, proponemos comenzar a discutir y votar un paro de 48 horas para darle continuidad a la pelea contra el gobierno y las patronales para derrotar sus pautas salariales de hambre y detener los despidos.


El problema de la dirección sindical

En las luchas que se comienzan a dar, los trabajadores tenemos planteada la necesidad de construir una nueva dirección sindical. Los máximos dirigentes del PIT-CNT se han aislado de la base y viven de romance junto al gobierno. Es que ellos hace mucho que gozan de varios privilegios: el de no trabajar hace años, de usufructuar fueros y viáticos sin ningún control, decidir las medidas de lucha sin consulta y entre pocos, supeditando todo a la negociación.

Producto de esto, no son pocos los dirigentes que se han visto ligados a negociados que son investigados, como por ejemplo el Plan de Vivienda Sindical, o en el caso de ASSE donde vimos el procesamiento de los dirigentes de salud pública Alfredo Silva y Heber Tejeira. Estos dirigentes han formado una burocracia que defiende fundamentalmente sus propios privilegios e intereses.

Por ello, para dar pasos en la construcción de una nueva dirección, hay que levantar las banderas de la Democracia Obrera. Ni un paso, ni una negociación sin que sea debatido y resuelto en asambleas masivas, como las hechas en magisterio. Los dirigentes deben llevar el mandato de la asamblea, y no hacer nada que no esté ratificado por ella.

Por eso, en las luchas que se vienen dando y se darán, los trabajadores deberán forjar una dirección alternativa, consecuente y con independencia de clase, que no de un paso sin consultar a las bases y que desplace a estas direcciones burocráticas que tarde o temprano, llevan las luchas a un callejón sin salida, haciéndole de bombero al gobierno, como vimos claramente en el conflicto de magisterio.

Algunos puntos a levantar contra la burocracia sindical:

Rotación en los cargos: ningún dirigente debe pasar más dos años sin trabajar, los dirigentes deben estar en permanente contacto con la base y volver a su lugar de trabajo.

Rendición de viáticos y fueros ante la asamblea: Basta de fueros y viáticos a discreción por parte de los dirigentes. Esta enorme conquista obrera está siendo usada como un privilegio sin control. Rendición en forma mensual para saber en que actividades se usan y cómo se gastan los dineros del sindicato.