Hacinamiento en el Hogar infantil de INAU Mercedes

– por Verónica desde Mercedes –

Los trabajadores somos conscientes de que la lucha en común nos fortalece, que es necesario tirar para el mismo lado, que muchos y unidos lograremos mejoras para todos. Pero hay momentos en que los dirigentes sindicales nos dejan solos cuidando su puestito.

Esto sucedió en la ciudad de Mercedes, el lunes/4 de noviembre, donde se acordó una reunión con la mesa sindical de Soriano, las trabajadoras de un servicio de INAU, su Directora, equipo técnico, el Director Departamental y la Directora de Proyectos y Servicios que invitó a la referente de SIPIAV para Soriano, Carolina Silva, quien es además integrante de la mesa sindical a nivel nacional de SUINAU, cumpliendo función como secretaria ejecutiva en dicha mesa.

Las trabajadoras de este servicio en particular, se han visto desbordadas por situaciones de inconductas de los niños debido al hacinamiento que hay en este Hogar infantil, contando hasta ese entonces con 31 niños/as de 0 a 12 años viviendo en una casa de 2 dormitorios, entonces lo que era living pasó a ser las veces de dormitorio, contando con poco espacio de esparcimiento, los lugares donde los niños pueden estar durante el día son el comedor y un patio mediano con un árbol y sin juegos de ningún tipo.

Así asumió la nueva Directora del servicio, tratando de formar un equipo con una nueva visión de trabajo, pero donde los continuos emergentes hacen imposible un buen funcionamiento.

Las funcionarias, muchas de reciente ingreso a INAU, nos apoyamos en los dirigentes gremiales locales para hacer reclamos sobre las situaciones irregulares que se dan y formular nuevas propuestas de trabajo.

En esta instancia es que se había logrado esta reunión, con todas las partes involucradas presentes…y la “ invitada” Carolina Silva, que llegó algo tarde y que al verla entrar muchos no entendimos a qué se debía su presencia en la reunión, pero si era para sumar…bien.

Toma la palabra la directora del servicio y uno a uno fuimos haciendo las intervenciones que creímos oportunas, siempre tratando de aportar a un acercamiento y solución de los problemas existentes en el Hogar. Hasta que hace su intervención “ la invitada”.

Para empezar ella no – entendía qué significaba esa reunión! Cuestionó la presencia de la mesa sindical local cuestionó incluso si las educadoras éramos competentes para cumplir con la función y siguió con cuestionamientos que nos indignan como trabajadoras, todo era un eterno NO, y muchas nos preguntamos qué hace esta señora acá, para qué vino, si pensaba que era mucha gente, como lo expresó, entonces que agarrara su cartera y se fuera, pero se quedó, a qué? a cuidar sus intereses personales!

De inmediato entendimos que no era extraño que fuera invitada por quien tiene que calificarla en su desempeño laboral, aún no es efectiva en su puesto de trabajo, le falta la evaluación y si viene un cambio de gobierno que revea proyectos, programas, etcétera, la señora puede verse afectada y lo sabe. Entonces mejor cuida su lugar y juega para el cuadro que le conviene, olvidándose de las compañeras de clase y su lucha.