Gran manifestación contra la LUC y el gobierno de derecha

Una gran movilización convocada por una coordinación de sindicatos y diversas organizaciones sociales se desarrolló el pasado 2 de julio desde la Torre Ejecutiva hasta el Palacio Legislativo para expresar el rechazo a la Ley de Urgente Consideración (LUC). Con una gran mayoría de presencia juvenil,que marcó el distintivo dando fuerza a la marcha. Este primer paso que unificó algunos sectores y es por ahora incipiente, expresa la bronca que hay contra el gobierno de derecha y su ley.

La LUC, una ley ómnibus con más 400 artículos, llega para profundizar las políticas de recorte en áreas estratégicas del Estado, aumentando aún más, los sufrimientos de los trabajadores, los sectores populares, los más humildes y sectores de la clase media.  Este paquete de medidas significa el aumento en la precarización laboral, da un duro golpe a la enseñanza pública, profundizando su privatización y colocándola al servicio del mercado y la ganancia.

Varios de sus artículos atentan contra las conquistas de las y los trabajadores, recortan el derecho de huelga, otorga más potestades a la policía para la represión en las manifestaciones, como en las luchas obreras y populares, y le brindan respaldo a la prepotencia policial, la mano dura y el gatillo fácil contra las barriadas humildes y los barrios obreros.

Ejemplo de lo que afirmamos fue el allanamiento realizado en el Departamento de Soriano en la localidad de Florencio Sánchez, donde la policía ingresó de forma violenta a una vivienda forzando la puerta. Cuatro policías armados sacaron a punta de pistola al dueño de casa, a quien empujaron en ropa interior a la calle. Luego que se «dieran cuenta», que esa no era la casa que debían allanar, dijeron y justificaron como “error” este nuevo caso de violencia policial.

Frente a este tipo de violencia, que la LUC y el gobierno respaldan, frente al mazazo que se viene dando contra las trabajadoras, los obreros y los más humildes, ante el repunte de contagios por covid-19 que suceden al priorizar la ganancia patronal antes que la salud y ante los miles de despidos, es que  más de mil manifestantes ocupamos las calles y repudiamos la ley y al gobierno de derecha de Lacalle Pou.

¿Y por qué el gobierno avanza en sus planes?

Esto lo logra ya que máximos dirigentes del PIT CNT, es decir la cúpula de la Central de trabajadores, ante esta situación de ataque del gobierno y las patronales, han dejado que los conflictos y las luchas se mantengan aisladas. Solo llamando, sin consultar a las bases, a un paro parcial de 4 horas y prometió recién para agosto una nueva medida.

Lo que sucede es que estos máximos dirigentes tienen como eje la negociación, que llevan adelante de espaldas a la base, solo les interesa estar en la mesa con los patrones y el gobierno en un “diálogo nacional y social”, donde ellos resignan la pérdida salarial en nombre de “priorizar el empleo”, que todos sabemos es una gran mentira.

Se conforman, al costo de perder conquistas y más puestos de trabajo, con recuperar en algo la pérdida de sueldo para el año 2021 o 2022 y ayudan, a pesar de sus discursos contrarios, a dejar pasar este durísimo golpe contra la clase obrera.

Lo mismo sucede con la alta dirigencia del FA, partido del cual hacen parte la enorme mayoría de la máxima dirección del PIT-CNT. Critican de palabra y en sus discursos a la LUC y al gobierno, pero terminan votando gran parte de sus artículos en el parlamento, con la excusa de “mejorarlos” y scarle las «partes más negativas». Estos parlamentarios que se definen a si mismos como una “oposición responsable”, han votado, a cambio de cargos en el gobierno, las venias para que asuman nuestros enemigos de clase y los peores personajes de la derecha y ultraderecha. Es por estas razones que este gobierno logra avanzar.

Las movilizaciones contra la LUC del sector combativo y los desafíos de construir una nueva dirección política y sindical.

Este camino de la lucha es el único que puede hacer retroceder los planes del gobierno de derecha. No tenemos que dejar que nos confundan con falsas salidas de plebiscitos, elecciones o diálogos sociales, eso no cambiará nuestra situación. Debemos en las movilizaciones coordinadas exigir a la Central un inmediato paro de 24 horas y un plan de lucha decido en la base. Necesitamos a la clase trabajadora de conjunto en las calles y en la lucha.

A su vez desde IST les decimos a los trabajadores, que esta lucha es política. Y que es necesario en medio de las movilizaciones y paros que venimos realizando, construir un partido de trabajadoras y trabajadores, revolucionario y socialista para pelear por una salida de fondo que liquide este sistema capitalista.

Desde IST llamamos a luchar en una amplia unidad en la calle, contra el gobierno y su nefasta LUC. Pero les decimos que no habrá salida para los obreros, las clases medias bajas y los más humildes, dentro de este sistema capitalista, por esa razón desde IST te convocamos a poner en pie el partido revolucionario, socialista como parte de la LIT-CI.

El partido es la herramienta fundamental, que la necesitamos para acabar con este sistema social y construir sobre sus escombros el socialismo internacionalista con democracia obrera, donde los que gobiernen sean los trabajadores por medio de sus propios organismos.

No a la LUC, derrotémosla en las calles

Ni un Solo despido: estatización bajo control obrero de toda empresa que cierre, suspenda o despida trabajadores.

Apertura de los libros contables y abolición del secreto bancario para saber a dónde se llevaron las ganancias los grandes empresarios y las multinacionales

No a la rebaja salarial, no a la limosna del gobierno de derecha. Aumento de emergencia que lleve el salario y las jubilaciones mínimas a media canasta familiar, $ 46 mil.

Basta de represión y gatillo fácil, terminemos con la impunidad. Por el juicio y castigo, cárcel común a todos los golpistas civiles y militares que violaron los Derechos Humanos.

Exijamos al PIT-CNT paro de 24 horas y Plan de lucha decidido en la base
Por la autoorganización de los trabajadores y sus luchas, por una nueva dirección sindical y política.

Por un partido revolucionario para luchar por el socialismo internacional, sin patrones, sin burócratas ni militares patriotas.