Exijamos paro general ya: por una Rendición de Cuentas cuyos fondos salgan del no pago de la deuda externa

La Rendición de Cuentas que se encuentra en el parlamento, responde en su totalidad a los mandatos del FMI, BM y los organismos internacionales. Las migajas que intentan negociar y trasladar de un sector a otro, no solucionarán nuestros problemas de fondo, ni siquiera aquellos más urgentes. Los trabajadores, jubilados y desocupados necesitamos un presupuesto que esté al servicio de nuestras necesidades como lo son el salario, la educación pública, la salud y la vivienda popular.   

Editorial Rebelión n°48 – Julio 2018

El gobierno del Frente Amplio ha presentado la Rendición de Cuentas en el parlamento, la misma significa un ajuste brutal contra los trabajadores, jubilados y los sectores más humildes.

No cumple con su promesa de otorgar el 6+1 del PBI para educación pública y hace entrar en una profunda crisis a la salud estatal (ASSE) al destinarle solamente unas migajas. Incluso sus tan promocionadas políticas sociales están sufriendo recortes y achiques. Como por ejemplo, el sector salud de INAU y la parte de atención en drogas están siendo desmantelados y el MIDES ha hecho lo mismo en varios de sus proyectos. En el Hospital de Clínicas, y a pesar de la falta de personal, se han despedido a 43 suplentes con contratos precarios y un trabajador de mantenimiento.  

Como si esto no bastara, ha dado un tarifazo del 9% en los combustibles que los supermercados trasladaron en forma inmediata aumentando el precio de los alimentos. Con las subas continuas de las tarifas de luz y teléfono estas se han vuelto muy caras y los alquileres ya son impagables.

Como si fuera una burla a los jubilados, anunció que dará 300 pesos de “aumento” y a los trabajadores nos ha fijado pautas salariales que significan una rebaja en nuestros sueldos.

El gobierno es el responsable por los despidos que se llevan adelante en todo el sector privado ya que sus leyes siempre terminan inclinándose a favor de las patronales, dejando a los obreros en la calle.

Recordemos el reciente conflicto de Bimbo, donde este gobierno “progresista” colocó al Ministerio del Interior al servicio de la multinacional que desalojó, por medio de un gran operativo policial, a los trabajadores en conflicto que se manifestaban en la puerta de la fábrica.

Exijamos ya un paro general desde la base

A pesar de este gran atropello del gobierno del FA, la mayoría del  PIT-CNT decidió postergar el paro previsto para el 25 de julio y pasarlo para el 22 de agosto. De manera descarada estos dirigentes comprometidos con el gobierno, sin ninguna independencia de clase, son cómplices y se agachan permitiendo que pasen los recortes, las privatizaciones y los despidos.

Hay que exigir a la dirección del PIT-CNT que revea de inmediato esta decisión, que rompa con el gobierno y convoque ya al paro general con grandes asambleas para discutir y decidir cómo continuamos.

Sabemos que sólo la exigencia no basta, por eso es necesario tomar la organización y la preparación de la pelea en nuestras manos, desde abajo. Es imprescindible fortalecer la lucha.

En la educación debemos realizar asambleas unitarias de docentes y estudiantes, abriendo los centros educativos a los vecinos del barrio que quieran apoyar la pelea por el 6+1.

No debemos permitir que los conflictos se mantengan separados, ahora es el momento de la unidad de todo el movimiento obrero que tanto se proclama.

También en las fábricas que se lucha contra los despidos y por salario hay que juntarse con todos quienes están peleando en la zona, debemos sumar al barrio, coordinar con las ocupaciones liceales, con los docentes de liceos, UTUs y los maestros de las escuelas.

Debemos comenzar con reuniones en fábricas, oficinas, liceos, en las facultades y los barrios.

Organicemos desde abajo una gran lucha para derrotar ésta Rendición de Cuentas y el plan económico del gobierno. Tenemos que luchar por otra totalmente diferente, que no se base en el ajuste contra los trabajadores sino que, imponiendo el no pago de la deuda externa, destine esos millones de dólares a la educación, la salud, viviendas populares, a la lucha contra la violencia hacia la mujer, salarios y jubilaciones.


Necesitamos una nueva dirección sindical

En la llamada “Mesa Representativa” del PIT-CNT la aplastante mayoría de los dirigentes votó lo que se le antoja, sin consultar a los trabajadores, ni hacer asambleas y de esta manera postergaron el paro del 25 de julio para dentro de un mes. Un puñado de dirigentes decidieron en nombre de más de un millón de trabajadores, sin consultarlos. La gran agachada de estos dirigentes no es extraña, desde hace mucho se ha instalado en nuestros sindicatos una burocracia sindical que no quiere enfrentar a fondo al gobierno y las patronales. Esto sucede porque no quieren poner en riesgo sus privilegios: décadas sin trabajar, viajes, fueros y viáticos sin control de la base. Por eso solo quieren negociar y salir a luchar solo cuando es obligada.

Los trabajadores en los conflictos en curso debemos proponer la formación de comités de lucha para que sean la dirección de la pelea. Al frente de los mismos deben estar los mejores luchadores y los mismos no deben tener duración en el mandato pudiendo ser revocables en cualquier momento. Esta dirección debe llevar adelante lo que la base decida en asamblea, teniendo como método la democracia obrera. De esta manera estaremos dando pasos hacia la construcción de una nueva dirección alternativa, sindical y política que necesitamos los trabajadores.  


Desde IST ponemos nuestra prensa y la página web al servicio de los conflictos para difundir las luchas. Escribínos desde tu lugar de trabajo y tomá contacto con nosotros.

Te pedimos que nos ayudes a difundir nuestra prensa y que te arrimes a militar con nosotros.

La nueva dirección que necesitamos los trabajadores debe ser sindical y política para que desde los reclamos cotidianos se tienda un puente hacia la lucha por el socialismo.