Entrevista en la asamblea del Frigorífico Canelones

Este 1° de mayo a pesar del covid-19, los trabajadores realizaron sus reclamos de diferentes formas. En la ciudad de Canelones, donde el frigorífico del Grupo Minerva está poniendo en riesgo la fuente laboral de 600 familias, los trabajadores realizaron una asamblea que cortó la calle frente a la sede de SOOFRICA. Desde Izquierda Socialista de los Trabajadores nos hicimos presentes y conversamos con los integrantes del comité de base del sindicato, Álvaro, Raúl y Alejandro.

IST – Queríamos que nos contaran un poco sobre cómo surgió la idea del acto del 1 de mayo, que vimos fue tratando de tener las condiciones de seguridad, manteniendo la distancia, usando mascarilla, exhortando a traer cada uno su mate…

Raúl – La necesidad de poder llegarle a nuestros compañeros presencialmente, elaborar una asamblea abierta, afuera donde tuviéramos todas las seguridades, todo lo que se está pidiendo desde el ministerio. Entendimos que la mejor manera era hacer la asamblea que acabamos de terminar. Más que nada por la situación que estamos atravesando nosotros que estamos ya casi en el séptimo mes de seguro de paro, que nos obliga a estar en contacto permanente con nuestros compañeros directamente involucrados con esta situación. A su vez aprovechando todo lo que significa el acto del 1 de mayo queríamos unificar todas esas cuestiones, plantearle a nuestros compañeros esta realidad que estamos viviendo quedar de cara al pueblo, a toda la situación que es difícil, catastrófica, de la clase obrera uruguaya. Aprovechando todo este tema del distanciamiento social, todo lo que eso conlleva, nosotros decidimos, la junta de delegados y la dirección, elaborar la asamblea que desarrollamos hoy con todo lo que recomiendan los expertos en salud, con distanciamiento social, uso de tapabocas, mate individual. Nos tiramos a ese emprendimiento y creo que salió bastante bien. Recién estamos culminando esta asamblea y creemos que los compañeros se fueron satisfechos.

Alejandro – Aprovechar la oportunidad y después de la elocución que hizo nuestro presidente, hacer un breve resumen y hacer acotación a las tres palabras que son importantes para la clase trabajadora, la libertad, la forma y el fondo. ¿Qué quiero decir con esto? La libertad de que nosotros ante la duda o el problema de quedarnos sin trabajo nunca podemos perder la libertad. Cuando perdemos la libertad, más tarde o más temprano vamos a perder el trabajo. Y la forma y el fondo a qué me refiero con esto: la coyuntura hoy nos lleva a que también la política pase por intermedio de los trabajadores. La política sindical. Pero estamos cansados de escuchar cuál es la forma. Cómo se cambia. Para nosotros, humildemente, la única forma de cambio es de fondo. Cambiamos la palabra forma por fondo. Quiere decir ir a la raíz. Y ahí está la revolución. ¿Cuáles son las verdaderas revoluciones? Son desde las raíces. No queremos más gobiernos para los trabajadores, queremos gobiernos con los trabajadores. Y hoy, que es la oportunidad, después de esta pandemia, es la única forma de echar raíces entre la clase trabajadora y gobernar no para los trabajadores sino con los trabajadores.

IST – ¿Cómo se plantean de acá en más el conflicto y las medidas? Supimos que estuvieron haciendo unas ollas también, si nos pueden contar un poquito.

Raúl – Esa también es una definición de hacer cosas de forma presencial y contacto más directo con organizadores de las distintas canastas, ollas populares de los distintos barrios y merenderos. Y ya nos sirve para trasladar nuestra realidad a otros compañeros, otros trabajadores. Que ellos conozcan nuestra realidad y nosotros conocer la de ellos. Eso por un lado. Lo otro conocer las cuestiones vinculadas a las relaciones laborales, mecanismos de negociación que están hoy establecidos por ley en nuestro país, la comisión de legislación laboral, ahí tenemos agendada una reunión posiblemente para los próximos días y una nota enviada al ministro de trabajo para que por lo menos frenar cualquier intento de despido aprovechando esta pandemia que es lo que se viene dando por muchos empresarios que aprovechan la pandemia para despedir y enviar masivamente al seguro de paro. Estamos tratando de cubrirnos en ese sentido, vamos a hacer talleres debate sobre la ley de urgente consideración en nuestro local, emprendimientos también como el de las ollas populares de forma más presencial, compañeros sobre todo jóvenes que se vienen arrimando cada vez más al sindicato, eso no estaba pasando. Y usando el ingenio, esta pandemia nos obliga a pensar más, por este tema del distanciamiento social que no nos permite movilizarnos como tradicionalmente con los trabajadores y en función de eso estamos intentando usar el ingenio en reuniones prácticamente diarias entre los compañeros de dirección, de delegados, trabajadores de enfriado. Ese es el marco general de estado de Soofrica.

Alejandro – Un poco en cuanto a lo que tanto escuchamos hoy del diálogo social. El auténtico diálogo social que Soofrica hoy está llevando adelante es este que comenta nuestro compañero, es con los trabajadores. Yo no puedo tener un diálogo social con una clase capitalista que no es capaz de poder aportar en esta pandemia y todavía desde el gobierno decir que no gravo al capital porque son los que hoy o mañana nos van a sacar de la miseria. Con diálogo social nos referimos al que tenemos que formar como clase trabajadora, entre la clase trabajadora porque es la única capaz, pero no porque seamos unos iluminados, sino porque sabemos que es levantarse a las 6 de la mañana, trabajar 8 o 10 horas, lo que sea, pero trabajar desde abajo y construir una red social que sea capaz de sacarnos de esta crisis.