El Ejército «educador», la propuesta reaccionaria Manini Ríos

El comandante en jefe del Ejército Nacional, Guido Manini Ríos, propuso “darle a todos aquellos ciudadanos que hoy por hoy no tienen en el horizonte una vía de salida a su situación (…) poderlos incluir, llevarlos a nuestras unidades militares, darles en ellas una educación cívica, darle cierta disciplina, normas de higiene" (…) "lo estamos proponiendo para estas mesas de diálogo social que ha convocado la Presidencia de la República”, explicó Manini Ríos.

Por Juan Ranchos

¿Quien es el jefe del ejercito Guido Manini Ríos?

Manini Ríos es integrante de la logia los Tenientes de Artigas Esta logia militar fue según el diario El país, la que “tuvo a su cargo la represión a los Tupamaros y comunistas en la década de 1970.”

Sobre los Derechos Humanos, Manini Ríos opina que "Seguir pidiéndole cuentas a los integrantes del Ejército por lo que pasó hace 40 años (…) es casi lo mismo que pedir cuentas por lo que hicimos en la Guerra de Paraguay. Ahí el Ejército hizo un montón de salvajadas y sin embargo es historia, se terminó. ¿Qué ganamos con revivir la fractura de hace cuatro décadas?"

Consultado acerca del golpe de estado de los 70 y la actitud que él hubiera tomado respondió que: "Sería un atrevido si me pongo a juzgar lo que otros –militares- hicieron en aquella situación con las presiones de aquella época".

Nostálgico del golpismo y la institución represora quiere “educar jóvenes”

A Manini Ríos, lejos de preocuparle la situación social de los más pobres, tiene la intención de que ingresen a las filas del ejército jóvenes que tengan poca instrucción, para moldearla y que el día de mañana le sean útiles para reprimir a los trabajadores y estudiantes.

¿Qué podemos esperar de este nostálgico del golpismo que muy suelto de cuerpo afirma que las “salvajadas” cometidas por el ejercito son “historia, se terminó”?

El gobierno del FA bajo los mandatos de José Mujica y ahora Vázquez, han alentado el ascenso de estos siniestros personajes. Los jóvenes, seamos estudiantes, trabajadores o desempleados, debemos repudiar este intento camuflado de militarizar y adoctrinar a la juventud más pobre. Hay que luchar y exigir al gobierno más presupuesto educativo, más profesores y más centros de estudio para exigir que ni un solo joven quede fuera sin poder estudiar.