División Salud de INAU

El Directorio de INAU, desmantela y privatiza Servicios Sociales

El Directorio del Instituto del Niño y Adolescente de Uruguay (INAU) viene llevando adelante en la mayoría de los servicios, lo que dio en llamar una “readecuación”. Traducido al lenguaje popular esto significa el desmantelamiento de servicios en el que se atienden los sectores más vulnerados en sus derechos. Traslados compulsivos de trabajadores, falta de técnicos y educadores hacen parte de un proceso que en los hechos significa el cierre de muchos dispositivos. Esto fue acompañado por el nombramiento a dedo y reparto de cargos entre quienes hoy conducen este plan siniestro, de liquidar los servicios sociales públicos y entregárselos al negocio de los privados.

El gobierno del Frente Amplio anunciaba que de ganar la derecha llevaría planes duros contra los trabajadores, pero estos dirigentes hoy terminaron haciendo lo que siempre realizaron los viejos planes de blancos y colorados: atropellar los derechos de los trabajadores, usar el acoso laboral dentro de los servicios como en INAU, y dejar que los privados se llenen los bolsillos ya que el desmantelamiento de lo público beneficia a los mercaderes de las clínicas como API, Manantiales, Dianova y muchas ONGs que se han enriquecido en connivencia con algunas jerarquías del Instituto. La publicación de Brecha en la nota del mes julio sobre “la psiquiatría para estatal” es sólo una muestra de lo que decimos.

Los Trabajadores de División Salud, ante el ataque y desmantelamiento que se viene poniendo en marcha, resolvieron parar 4 horas los servicios y denunciar la situación públicamente. Exigiendo al directorio, nombrado por el gobierno de Tabaré Vázquez, que dé una respuesta a los reclamos. El día 29 se llevó adelante un paro activo con corte sobre la avenida General Flores, donde se hicieron presentes los dirigentes del sindicato. El día 30 se realizó nuevamente una asamblea con paralización parcial de servicios, donde se votó por amplia mayoría decir “No al desmantelamiento o cierre de ninguno de los servicios que son parte de la División Salud” y convocar para el miércoles 7 a una nueva asamblea para resolver cómo continuamos.

La comisión de Usuarios del Hospital Filtro, del cual también se anuncia su cierre, se acercaron a comunicar que se está ofreciendo a los médicos de ASSE, parte de las instalaciones de los servicios que quieren liquidar en INAU, lo cual ha generado aun más indignación entre los trabajadores. La unificación de la pelea y que el sindicato extienda  el conflicto a nivel nacional, es una necesidad urgente para enfrentar con posibilidad de triunfo el desmantelamiento.

Esta no es una batalla sencilla, se necesita que todo el gremio tome de conjunto la lucha y no que sólo sean sectores luchando y negociando separadamente. Hay que tener una plataforma donde cada sector exponga sus reclamos, es indispensable una lucha unificada de todos los servicios para poder derrotar el achique y privatización que se está llevando adelante sobre el INAU. Cualquier negociación debe ser llevada a la asamblea para debatirla y someterla a votación, para que sean todos los trabajadores los que discutan si aceptan o rechazan los planteos del Directorio.

No debemos permitir a las jerarquías las amenazas cuando se realizan paros, ni las presiones a las que son sometidos muchos trabajadores para quebrar la lucha. Basta de acoso laboral y sindical. Tenemos que unificarnos para enfrentar y denunciar a los acosadores.

Necesitamos la unidad de todo los trabajadores de INAU y exigir al PIT-CNT un paro de 24 horas que unifique todos conflictos en curso. Los máximos dirigentes de la Central deben romper la conciliación que los ata al gobierno y enfrentar al  FA,  que aplica similares planes a los de Macri en Argentina y a los de Temer en Brasil. Este gobierno terminó igual que los viejos partidos patronales de Blancos, Colorados o el partido Independiente, es decir, beneficiando a los patrones y poderosos. Que el Suinau convoque a un paro nacional y reclame al PIT-CNT un paro general de 24 horas con asambleas de base en todos los gremios, para decidir un plan de lucha de conjunto y derrotar ésta política contra los trabajadores que lleva adelante el gobierno.