Después del paro contra la esencialidad: ¡Exijamos que se continúe la lucha!

El pasado 23 de agosto se realizó el paro parcial convocado contra el recorte del derecho de huelga. El decreto de “esencialidad” viene siendo aplicado por el gobierno del Frente Amplio en muchos conflictos, y es apoyado por los viejos partidos de la derecha, Blanco y Colorado.

Los máximos dirigentes del PIT-CNT realizaron en el acto una denuncia encendida contra el decreto. El dirigente de la construcción, Oscar Andrade, afirmó que el cambio del cálculo que el BPS quiere imponer a los obreros de la construcción significa una quita en los días de licencia, y una rebaja del 10%, ya que tiene repercusión sobre el aguinaldo y el salario vacacional.

El dirigente de los químicos repudió el despido de 70 trabajadores en la empresa estadounidense Sherwin-Williams, mostrando la especulación de los capitales extranjeros que se instalan en nuestro país, que siendo exonerados de impuestos, luego bajan la cortina dejando a decenas de familias en la calle.

Durante el acto realizado frente al Ministerio de Trabajo, el presidente de la Fedaración de Salud Pública, Martín Pereira, pidió al gobierno que «vire a la izquierda» y dijo que «la política económica está de espaldas a los trabajadores».

¿Puede virar este gobierno a la izquierda?

La dirigencia del PIT-CNT si bien criticó al “Poder Ejecutivo”, continúa primando en su política la negociación permanente y llama a depositar confianza en el gobierno al afirmar que es posible que “gire a la izquierda”. Nada más equivocado. Este gobierno progresista, está aplicando un Plan Económico y una Rendición de Cuentas, de recorte en los salarios, de achique del Estado, de privatizaciones y tercerizaciones. Todas estas medidas que van contra los trabajadores están al servicio de los grandes patrones y del pago de la deuda externa.

Para garantizar que pase este gran ajuste contra los trabajadores (que algunos gremios denuncian como el inicio de las reformas que realiza temer en Brasil) es que esta usando los decretos que cercena el derecho de huelga y el que prohíbe los cortes de calles y rutas.

Este gobierno no va a girar a la izquierda porque es un gobierno al servicio de los ricos y poderosos.

El PIT-CNT llamó a este paro parcial contra su voluntad, en una votación dividida en la Mesa Representativa. En la calle los miles que salimos ratificamos la voluntad de pelear contra el gobierno y las patronales. Pero estos dirigentes no anunciaron en ninguna parte de sus discursos la continuidad de la lucha.

Hay decenas de conflictos en curso, continúan las empresas que bajan la persiana, se les roba la licencia a los obreros de la construcción, se ataca a los públicos con la esencialidad y no se cumple con el 6% para la educación. Necesitamos continuidad en la pelea y un plan de lucha. Hay que exigir a los dirigentes de la Central, un paro general de 24 horas que unifique todos los conflictos y se realicen asambleas multitudinarias que decidan un plan de lucha hasta derrotar este plan económico al servicio de los patrones. Desde IST te llamamos a organizarnos en los lugares de trabajo, en los barrios, en los centros de estudio para llevar adelante estas tareas.