Después de las promesas electorales: sigue aumentando el boleto

Fuerte ajuste en el precio del Boleto

¿Dónde están las promesas electorales?

Por Juan Ranchos

En medio de las elecciones municipales, sectores del Frente Amplio como el MPP, propiciaban la gratuidad del boleto de transporte público para los asalariados. Constanza Moreira, quien acompañaba la formula del hoy intendente Daniel Martínez, decía que "si el boleto es gratuito para asalariados, iríamos a una universalización del boleto gratuito”, “me gustaría tener boleto gratis para todos”. Hoy el MPP y Casa Grande, guardan silencio ante el nuevo aumento del boleto, y ni se acuerdan de aquellas promesas que hacían para conseguir votos.

Con este último aumento, el boleto ha tenido una suba promedio en lo que va del año de más del 13% y la directora de Movilidad de la Intendencia de Montevideo dijo que podría volver a subir de acá a seis meses.

El gobierno quiere enfrentar trabajadores contra trabajadores

Como lo hace el gobierno nacional, que culpa de todo a los trabajadores, las autoridades de la IMM marcan el mismo rumbo diciendo que aumento del boleto responde al “aumento de salarios de los trabajadores”, haciéndose eco del discurso empresarial de Salgado (amigo y asesor del gobierno) y de toda la patronal que controla y se enriquece con el transporte público que transforman en negocio.

Sin embargo, los convenios salariales del transporte están por debajo del 9%, y no consiguen ni siquiera recuperar lo perdido por inflación que ya supera el 9,5%.

Como en el conflicto de la educación, el gobierno quiere enfrentar a docentes y maestros, contra los padres, la comunidad educativa y el resto del pueblo. En este caso, el juego del gobierno es el mismo, responsabilizando a los trabajadores, para justificar los ajustes y además para deslegitimar la lucha de los trabajadores.

Una mentira que no resiste análisis

Pero esta mentira de culpar a los trabajadores lleva patas cortas. El gobierno que tiene en sus filas a uno de los mayores dueños del transporte de Montevideo, Juan Salgado de CUTCSA, no puede ocultar los miles de dólares que les regala a los patrones, según ellos “para tener un boleto subsidiado”.

De este subsidio a los patrones, Juan salgado se lleva casi 28 millones de dólares, de un total de 44 mil millones que reciben las empresas por parte del gobierno. Pero esto no es todo el gobierno le cobra el combustible mucho más barato, y este nuevo regalo en beneficio de los empresarios es del orden de los 50 millones de dólares, con lo cual la patronal paga el litro de gas oil a 13 pesos

El derecho viajar dignamente y el lucro privado del transporte

Cualquier trabajador sabe en las malas condiciones que se viaja en los ómnibus, sin condiciones de seguridad, unidades rotas y sucias y con pocos servicios que hacen que viajemos amontonados como animales. Es que lo que le importa al gobierno y sus amigos como Juan Salgado, es tener enormes ganancias con un servicio privado pésimo y un boleto caro.

El transporte de pasajeros no tendrá solución en manos privadas ya que no les interesa como viajamos ni la seguridad ni los trabajadores. Para realmente poner el transporte al servicio de los obreros y estudiantes hay que terminar con el lucro privado.

Todo el transporte de pasajeros debe estatizarse sin indemnización y ponerlo bajo el control de sus trabajadores y usuarios. El transporte es un derecho y una necesidad, por lo tanto es un servicio que debe brindar el estado, con seguridad, con suficientes frecuencias y un boleto popular que no debe superar los 10 pesos.

Para ello es necesario tomar en nuestras manos el reclamo y movilizarnos para sacar  a los mercaderes privados del transporte público.



Durante 2014 las empresas privadas de transporte de Montevideo recibieron subsidios del Estado por US$ 43 millones (el 63,55% de los cuales fueron para Cutcsa). A los subsidios del Ministerio de Economía y de la IMM, se suma el fideicomiso del gasoil por unos US$ 50 millones.