Derrotemos el Golpe en Bolivia – Fuera Jeanine Áñez

Inmediata restitución de las libertades democráticas. 

Nota de opinión por Juan Ranchos. 

Por un gobierno provisional de la COB y las organizaciones de los pueblos originarios

Desde hace varias décadas el pueblo boliviano se encuentra en lucha. Una de ellas fue la llamada “Guerra del Agua” en el año 2000, nombre popular con el que se conocen las enormes protestas y levantamientos en Cochabamba bajo el gobierno del dictador Hugo Banzer, cuyo detonante fue la privatización del abastecimiento del agua potable municipal que elevó la tarifa en un 350%.

Para acallar el levantamiento popular el gobierno desató una brutal represión pero no consiguió detener el conflicto, por el contrario se profundizó. Salieron a luchar los maestros de escuelas públicas en áreas rurales declarándose en huelga, los cultivadores de coca realizaron enormes manifestaciones, en la ciudad de La Paz los estudiantes mantenían enfrentamientos diarios con la policía y en algunas poblaciones se construyeron barricadas.

Mas adelante bajo la presidencia de Jorge Quiroga, se generó otra oleada de reclamos contra la construcción del gasoducto a través del territorio boliviano que debía llegar hasta el puerto de Mejillones en Chile. En 2003, Gonzalo Sánchez de Lozada, empresario minero ganó las elecciones en medio de una agudización de la crisis social y política, grandes huelgas y protestas que exigían ahora la estatización de los hidrocarburos.

Sánchez de Lozada, como los gobiernos anteriores, recrudeció la represión y colocó al ejército en las calles asesinando a varios manifestantes. Pero la lucha se encendió con mayor fuerza. El 17 de octubre el presidente Lozada decide huir del país acorralado por las manifestaciones. La presidencia es asumida entonces por su vicepresidente Carlos Mesa.

La asunción de Evo Morales

Es bajo ese escenario de enormes luchas y movilizaciones que en el año 2005, el dirigente de los campesinos productores de coca Evo Morales, gana las elecciones nacionales con un histórico 54%. Es es en medio de este proceso de levantamientos populares, insurrecciones y los altos precios de las materias primas, se conquistaran algunas mejoras y derechos. La llegada de un campesino al gobierno, en un país donde las clases altas alientan el racismo, el desprecio a hacia las poblaciones originarias y a los obreros fue un duro golpe para la burguesía.

14 años de gobierno de Evo

Luego de más de 14 años de gobierno la pérdida de respaldo a Morales se hizo sentir en varias ocasiones. Esa pérdida de una parte de su base social, que se manifestó en las protestas y las denuncias de fraude.

Aprovechando este desprestigio la ultraderecha ante la ausencia de una dirección revolucionaria pasò a la ofensiva. El golpe de Estado colocó en el poder a la derecha racista encabezada por Jeanine Áñez que aceleradamente, bajo una brutal represión y asesinatos, está desplegando una guerra contra los pueblos originarios y arrebatándoles lo alcanzado con décadas de enormes luchas. El desprecio por la población campesina y originaria queda al descubierto de la forma más cruda y violenta, exhibiendo como trofeos las agresiones y humillaciones hacia el pueblo.

La política de EVO y su partido el MAS

Apenas emitida su renuncia, el golpe que ya estaba en marcha se concretó y Evo se refugió en México. Su llamado permanente fue a pacificar Bolivia motivo por el cual, según él, estableció su renuncia. En medio de los asesinatos de las Fuerzas Armadas y la policía, el MAS comenzó a llamar a la pacificación y la desmovilización del pueblo. En medio del golpe de estado, cuando están abiertas las posibilidades de derrotarlo y el pueblo sigue en las calles, la bancada del partido de Evo busca una salida negociada:

“Estamos pasando momentos difíciles, pedimos a los movimientos sociales y otras organizaciones que depongan posiciones. No podemos vivir de luto, es difícil este momento, la bancada y las presidencias (de senadores y diputados) van a llevar a delante una reunión para convocar a las otras fuerzas políticas a participar”, expresó Copa (dirigente del MAS).

“Tenemos muchos detenidos, bajas y queremos un informe detallado. Queremos saber qué está pasando, convocamos al Fiscal General para que nos explique en qué están los procesos. Convocamos al oficialismo a reunirnos y sentar las bases para convocar a nuevas elecciones”. Sectores de dirigentes que responden a Evo y que han vuelto al parlamento controlado por la dictadura, ahora luego de la masacre, quieren negociar y desmovilizar al pueblo.

¿Qué fue lo que sucedió en estos años con Evo Morales?

Nuestro Grupo hermano en Bolivia, Lucha Socialista, denunciaba en las elecciones de 2014 sobre “la diferencia importante con las anteriores realizadas en el año 2005, que permitieron al MAS de Evo Morales llegar al gobierno por primera vez. En 2005 la votación expresaba la ilusión y esperanza de amplios sectores de trabajadores y el pueblo por grandes transformaciones.(…)”

Sin embargo “en 2014 el aún mayoritario respaldo electoral del MAS de Evo (…), ya no expresa la ilusión de los trabajadores y más bien un sentido “práctico” por evitar el retorno de la derecha y por la continuidad de una administración que coincidió con un repunte del crecimiento económico por efecto de los precios internacionales de las materias primas(…).

Pero el gobierno de Evo para sostenerse se apoyó en el “soborno y chantaje orgánico”, comprando de manera abierta a las dirigencias obreras y de otros sectores, como ocurrió con la burocracia de la COB, regalándoles sedes, vehículos y ofreciéndoles incorporarlos a sus listas de candidatos; en el caso de aquellas organizaciones que en algún momento mostraron un grado de independencia, como fue el Sindicato de Mineros de Huanuni, las atacó y chantajeó amenazando con la reducción de salarios si no se alineaban a su política electoral.”

La pérdida de respaldo de Evo se expresó en las luchas nuevamente. Fueron sus proyectos de una carretera que partiría en dos a una selva rica en biodiversidad que es, a la vez, un área indígena y reserva ecológica lo que en 2011 desató a una multitudinaria marcha que cruzó el país durante más de 60 días y obligó a Evo a suspender la construcción de la carretera cuando ya tenía todo listo para iniciar las obras.

Las marchas indígenas por la Defensa del Territorio, sufrieron por parte del gobierno, que habían votado, una fuerte represión. Desoyendo los reclamos populares, el gobierno de Morales siguió avanzando en parte con el proyecto e intentó dividir a las más de 60 comunidades de la zona.

La entrega del Litio

La estatal Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), en octubre de 2018 fue entregada a la empresa alemana ACI Systems para la explotación de ese mineral. El Comité Cívico de Potosí (Comcipo) marchó, exigiendo detalles del contrato y los mineros declararon la huelga.

El Salar de Uyuni, en el departamento boliviano de Potosí, es la mayor reserva de litio del mundo con 21 millones de toneladas del llamado “oro blanco”. Se encuentra allí según expertos probablemente más del 50 por ciento de la reserva mundial. Frente a estas luchas, Evo Morales se vio obligado a derogar del decreto que autorizaba una sociedad mixta entre la estatal Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) y la alemana ACI Systems (ACISA). (1)

Derrotemos en las calles a la dictadura

Las protestas y la resistencia continúan en las calles. Encabezadas por el movimiento indígena que exige la renuncia de la presidenta autoproclamada Jeanine Áñez. Una enorme columna de cocaleros fue duramente reprimida por la policía en Sacaba, Cochabamba. El saldo fue de cinco muertos y varios decenas heridos. A su vez, La Paz sigue tomada por manifestantes que descienden en caravana día tras día desde el municipio El Alto. (2)

El Alto es la vanguardia en esta lucha y en la organización. El MAS levanta, en el momento de mayor tensión y disposiciòn a la lucha, la desmovilización del pueblo para negociar. Los llamados de Evo van en ese sentido.

Profundizar y organizar la lucha para derrotar el golpe

Como decíamos más arriba la posibilidad de triunfo debe ser la de la unidad obrera, de los barrios y los pueblos originarios. Esa es una condición para fortalecer la pelea y derrotar el golpe de estado, expulsar a la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez.

También debemos exigir el fin de la represión, la restitución de todas las libertades democráticas, la libertad de todos los presos políticos y se juzgue y se castigue a los responsables directos de la policía y el ejército, como así también a los responsables intelectuales de la derecha racista que vuelven a derramar la sangre del pueblo obrero y campesino en las calles de Bolivia.

Debemos exigir que la Central Obrera Boliviana(COB), las organizaciones de los pueblos originarios y de las barriadas obreras la unidad para derribar a los golpistas ultra reaccionarios. Debemos rechazar los llamados de los dirigentes del MAS que convocan a desmovilizarse y negociar con los asesinos de nuestros compañeros. Es necesario organizar la autodefensa ya que nos están asesinando.

Nuestra pelea es para derrotar a los golpistas e imponer un gobierno provisional de la COB y de las organizaciones campesinas que luchan en las calles. Solo un gobierno de ese tipo, manteniendo la lucha y la organización de la autodefensa, garantizará la convocatoria a una Asamblea Constituyente que expulse a los racistas, a los corruptos y traidores, abriendo una discusión sobre qué tipo de sociedad y gobierno necesitamos los obreros y campesinos en Bolivia.

1) https://www.dw.com/es/evo-morales-deroga-el-decreto-de-empresa-mixta-de-litio-con-una-firma-alemana/a-51100894
2) https://www.pagina12.com.ar/231345-la-represion-en-bolivia-sumo-cinco-muertos