Ante la injerencia de EEUU en Venezuela: ¿Cómo defendernos del imperialismo?

Artículo de nuestros compeñeros de la UST de Venezuela (integrante de la LIT-CI) ante las amenazas de Obama y los EEUU
 
Estados Unidos ha dado una muestra más de cinismo e hipocresía. EL Presidente Obama acaba de firmar una ley que declara que Venezuela “representa una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos y por lo tanto declaro la emergencia nacional”. Con este argumento, congeló cuentas y activos en EE.UU., de siete funcionarios del gobierno.

Si no fuera por lo trágico y patético, causaría risa (pero también indignación) que el país que es el principal violador de los derechos humanos y democráticos de los pueblos, que los pisotea permanentemente, se preocupe de ellos en Venezuela. Han protagonizado las invasiones más genocidas de las que haya sido testigo la humanidad, con miles de muertes de civiles, mujeres, niños y ancianos; y han avalado además las más represivas y sangrientas dictaduras, como la de Pinochet en Chile, Stroessner en Paraguay por citar sólo algunos ¡Obama y su gobierno que ni siquiera respetan los derechos de los negros y latinos en su propio país, declaran que Venezuela es una amenaza para la seguridad yanqui! 

Sin ninguna duda debemos rechazar los intentos de intervenir en la política de nuestro país por parte del gobierno imperialista de Estados Unidos. Repudiamos la arrogancia con que los yanquis se entrometen en los países como si fuera el propio. Los EE.UU. y el gobierno de Obama, carecen de cualquier autoridad moral y política para exigir respeto a los derechos humanos y democráticos en Venezuela y en cualquier país del mundo.

Los trabajadores y pueblos del mundo sabemos de que se trata cuando los yanquis “intervienen con sus ayudas democráticas y humanitarias”, bombardeando, asesinando y apoyando gobiernos títeres.
Seremos los trabajadores, campesinos y sectores populares, con organización, movilización y lucha los que recuperaremos y haremos valer nuestros derechos pisoteados; y de paso conquistaremos muchos más sin la injerencia yanqui y de ningún país imperialista.

El gobierno Maduro no toma medidas para defender la Nación

Diosdado Cabello, Presidente de la Asamblea Nacional, ha denunciado que Estados Unidos “estaría preparando una invasión a Venezuela”. Y Maduro por su parte declaró que “Obama ha decidido derrocarme”. El pasado miércoles 11 de marzo la Asamblea Nacional aprobó una nueva Ley Habilitante, para “defender la paz en nuestro país”

Pero más allá de esto, el gobierno no estaría actuando de acuerdo a sus propias denuncias. Venezuela suministra el petróleo, que en una supuesta invasión utilizarían los yanquis para abastecer a sus aviones y vehículos. Negocia con el Bank of América, Barclay`s y los fondos buitres la compra de bonos venezolanos de su deuda externa y parte de sus reservas en oro. Venezuela permite la repatriación de sus ganancias de las petroleras como Chevrón, Weatherford, Halliburton y Schlumberger. Mientras estas hacen muy buenos negocios. Las ensambladoras, los laboratorios medicinales, todos siguen recibiendo los dólares preferenciales… ¿Así piensa defender al país de una invasión? Ni una sola cuenta de empresa o entidad financiera yanqui ha sido bloqueada, ni uno sólo de sus activos ha sido confiscado. ¿Es que acaso estos capitales no van a ser usados para financiar la eventual invasión? 

La MUD y la Iglesia

La MUD ha quedado entre la espada y la pared. Las medidas injerencistas de su patrón, Obama, los obligan a una definición, que en una coyuntura electoral no le da mucho margen. Por eso han mostrado el carácter pro imperialista de sus dirigentes que no han repudiado claramente la política yanqui. 
La iglesia, trató de salvar la situación de la mano del Obispo de Caracas, Monseñor Urosa Savino. Según El Universal, 12-3-2015 declaró que era “inaceptable” la injerencia yanqui. (…) “Parece una exageración” que Venezuela sea una amenaza. Y llama a la “sensatez y la cordura”. Esta “ecuanimidad” también demostró su carácter pro imperialista. La Iglesia venezolana tan “sensata” y defensora de los “derechos humanos” “olvida” siempre denunciar a los empresarios y al imperialismo como responsables de explotación, crímenes y genocidios. Actúa de “quinta columna” pro-imperialista

Ni los discursos ni la Ley Habilitante resuelven la crisis

El gobierno de Nicolás Maduro y el PSUV, ha reducido su “lucha antiimperialista” a los discursos en cadena nacional. Hemos denunciado el montaje de un supuesto golpe de estado y ahora utilizan la injerencia yanqui para desviar la atención de un pueblo angustiado por la inflación descontrolada, la escasez, los despidos, la crisis hospitalaria, el aumento de la miseria y tantas calamidades que hoy soportamos. 

Ahora la Asamblea Nacional le ha otorgado una nueva Ley Habilitante, “para mantener la paz”. La anterior, fue con el argumento de enfrentar la “guerra económica” y el “golpe suave”. Pero lejos de resolver algunos de los problemas, hoy la crisis económica se ha agravado a límites insoportables. Por el contrario, los ajustes en la economía fueron acompañados con más represión al pueblo. No será distinto ahora. Por estas razones categóricamente rechazamos la aprobación de esta ley habilitante.

¿Habrá invasión?

No creemos que en esta coyuntura el imperialismo yanqui esté preparando una invasión. Las muy buenas relaciones comerciales y financieras con los yanquis son indicio de lo que decimos. Pero sí afirmamos que intenta imponer su política por otras vías. Así lo demuestra su acercamiento y negociaciones con Cuba, por ejemplo, donde las empresas gringas podrán hacer buenos negocios, aprovechando la “apertura” cubana. Por eso no debemos dudar en repudiar, denunciar y enfrentar cualquier forma de injerencia del imperialismo en Venezuela y en toda América Latina.

Para defendernos en serio del imperialismo

Para poder enfrentar al imperialismo, debemos llamar a la organización y movilización de los trabajadores y el pueblo. Con esa lucha debemos imponer la suspensión inmediata del pago de la deuda externa. La nacionalización de todos los bancos y el bloqueo de todas las cuentas de las empresas, con control de los trabajadores para evitar la fuga de capitales. La expropiación y nacionalización de todas las petroleras que saquean nuestro petróleo terminando con las empresas mixtas. Cortar con la corrupción de los dólares “preferenciales” para la importación a las multinacionales y la burguesía “nacional”. Con todas estas medidas comenzaremos a recuperar los dólares que necesitamos para invertirlos en un programa obrero y popular que resuelva verdaderamente los problemas más acuciantes.

Llamamos a la organización y movilización para enfrentar el ajuste que trae más miseria para el pueblo trabajador, mientras las multinacionales gringas siguen con sus buenos negocios.

 

LEA TAMBIÉN: 

UN FUERTE ATAQUE A LOS TRABAJADORES Y LAS LIBERTADES DEMOCRÁTICAS