Ante el paro del viernes 4/11 y el acto del PIT-CNT con Dilma

Declaración de Izquierda Socialista de los Trabajadores – LITCI

Luego de negarse a llevar adelante un paro de 24 horas en octubre para profundizar la lucha y afirmar que no era el mejor momento para realizar medidas, La Mesa Representativa del PIT-CNT, de forma inconsulta con las bases de los sindicatos convocó a un paro parcial de 9 a 13 el viernes 4 de noviembre.

Fernando Pereira en el portal de la Central afirmó que en el sector de comercio “miles y miles de trabajadores ganan $10.000″ , y se preguntó “¿Cómo alguien puede pensar que un trabajador puede vivir con $10.000?». El dirigente de Sutel Gabriel Molina dijo que el paro es en defensa de las empresas públicas y «en especial de Antel que se ve atacada de forma avasallante por la empresa Claro y el Poder Judicial», también mencionaron el estancamiento en las negociaciones en los Consejos de Salarios.  Los dirigentes sindicales, además, manifestaron su “alegría y el honor”, de que en el acto (en la Plaza Libertad) participará Dilma Rousseff, quien hará uso de la palabra durante el mismo. Según el diario La República, Rousseff será la principal oradora.

La plataforma de este paro dice algunas cosas sobre los reclamos que tenemos los trabajadores, pero no denuncia al gobierno del Frente Amplio, y colocando como eje central a Dilma y su discurso, pasa a segundo o tercer plano las privatizaciones que se llevan adelante en las empresas públicas, la falta de inversión y el desmantelamiento que realiza en varias áreas. Y en el caso de Antel, la dirección sindical, sólo denuncian a la empresa “Claro y la Justicia”, sin decir una palabra sobre esta política privatista. 

Nada dice la declaración del PIT-CNT sobre la privatización en el Hospital de Clínicas. Habla de salarios de 10 mil pesos, pero no exige al gobierno del FA (que es quien define el salario mínimo) que lo aumente, y tampoco llama a luchar y enfrentarlo. 

Un acto al servicio de los fracasados frentes con los patrones y con quienes revivieron a la derecha

Si bien Dilma dejó su cargo de presidenta por una maniobra de sus hasta ayer aliados de derecha por medio del impeachment, esta se llevó adelante para que las grandes movilizaciones de trabajadores y estudiantes, que venían de 2013 no tiraran al gobierno de Dilma y Temer (su ex-vice) por medio de la lucha.

Bajo su gobierno Dilma nombró en el Ministerio de Economía a Joaquim Levy, un viejo funcionario liberal del FMI llamado “manos de tijera” por la aplicación de recortes y medidas de ajuste contra los trabajadores. Y en el Ministerio de Agricultura Dilma colocó a su amiga, la neoliberal Katia Abreu, denominada la “reina de la motosierra”, enfrentada a los campesinos sin tierra y representante de la Confederación Nacional de Agricultura, que agrupa a los grandes empresarios y terratenientes del campo en Brasil.

 Dilma Rousseff y su gobierno, fueron enfrentados con grandes movilizaciones populares desde 2013, que comenzaron pidiendo la anulación la suba del boleto y la rebaja del mismo, y que luego se extendió a los reclamos en defensa de la salud y educación pública, entre otros. Esta ex presidenta es la que durante la huelga del subte en San Pablo (donde los trabajadores pedían aumento de salario), reprimió en forma violenta. Dilma es quien enfrentó a los docentes por el recorte que comenzó a aplicar en la educación, la que se alió con Temer, llevándolo de vicepresidente. Su partido, el PT, como el de sus viejos aliados de derecha, desfilan por robo y corrupción. Es a ella, una enemiga de los trabajadores brasileños, a quien esta cúpula del PIT-CNT pone como principal oradora.

El Frente Amplio en nuestro país ha comenzado a ajustar también a los trabajadores, privatiza el Hospital de Clínicas con las PPP, mantiene las pautas que llevan a una rebaja de salarios, vota junto a los patrones en los Consejos de Salarios, concreta los viejos acuerdos liberales de TLC, permite con los recortes el deterioro de la educación pública, y al no invertir en empresas como Antel, deja vía libre a las multinacionales como Claro para que avancen sobre la soberanía del país y contra los trabajadores. 

Quien permitió el avance de la derecha en Brasil con sus políticas de ajuste y alianzas siniestras, fue el PT de Lula y Dilma. Por ello hoy, hay que enfrentar al continuador de Dilma, el ajustador de Michel Temer. Quien permite en Uruguay el crecimiento de la vieja derecha rancia son los dirigentes y el gobierno del Frente Amplio. Ellos les dan aire, presentan esta vieja derecha represora y ajustadora, como cuando murió Batlle, como “políticos de élite, de estirpe, de fuste”, como lo afirmó Tabaré Vázquez en su discurso, o como lo elogiaron algunos dirigentes de la central sindical. El gobierno llama a la derecha para acordar políticas en educación y seguridad, y de fondo, más allá en las peleas para la TV, están todos de acuerdo (Blancos, Colorados, Frente Amplio, Partido Independiente y Novick), en descargar el ajuste, la crisis, sobre la espalda de nosotros, los trabajadores, estudiantes y jubilados.

Estos frentes políticos con los patrones “progresistas” fracasaron en todo el continente. Los trabajadores, estudiantes y jubilados, rompen con ellos. Este acto del PIT-CNT se ubica a contramano de este proceso, y sin independencia de clase.

Paremos y concentremos en nuestros lugares de trabajo, por nuestros reclamos!

Por todo esto, llamamos a no concurrir al acto del PIT-CNT con DilmaConvocamos a parar realizando asambleas de base y organizando protestas frente a los lugares de trabajo. En ellas debemos exigir a la dirección del PIT-CNT que rompa la conciliación con el gobierno y los amigos de la derecha, que llame a un paro de 24 horas con asambleas en todos los lugares de trabajo y estudio, y decidir un verdadero Plan de Lucha. En la pelea se hace cada vez más necesario poner al frente a dirigentes que quieran combatir en serio al gobierno y las patronales, y sacar a estos viejos burócratas sindicales que sólo defienden sus privilegios.

Ante el fracaso de esta falsa izquierda, que se une a los patrones progresistas, te llamamos a construir una izquierda obrera, socialista e internacionalista. El verso del “socialismo del siglo XXI” terminó dándole aire a lo peor de la derecha. Construyamos una izquierda que retome el marxismo, construyamos un partido sin generales, sin dirigentes sindicales vendidos y burocráticos, y sin patrones “progresistas”. Desde IST te llamamos a construir una izquierda de obreros, estudiantes y jubilados.

No a la Privatización del Clinicas – No a las PPP

Fuera de la Universidad y la Educación a las empresas privadas

Basta de pautas de rebaja salarial del gobierno del FA y las patronales

Defensa de Antel y todas las Empresas Públicas. Fuera Claro y Movistar!! Fuera todas las empresas privadas del Estado. Pase de todos sus trabajadores como funcionarios públicos. Basta de tercerizaciones: pase de inmediato al Estado de todos los trabajadores en esas condiciones. Apertura de los libros contables y control obrero.

Que la crisis la paguen los ricos!! Reducción de la jornada laboral sin rebaja de salario y sin aumento de los ritmos de producción, para que haya empleo para todos

Por un plan de obras públicas (escuelas, liceos, facultades hospitales y viviendas populares) al servicio de las necesidades de los trabajadores, jubilados y estudiantes

Salario mínimo de media canasta $35 mil reajustable mensualmente según la inflación

Que los dineros para obras y salarios salgan del No pago de la deuda externa e impuestos progresivos al capital y a las grandes extensiones de campos.

Vení con Izquierda Socialista de los Trabajadores a luchar y construir el partido mundial de la LIT-CI