200 años de Marx: seguimos luchando por la revolución socialista mundial

El 5 de mayo se cumplieron 200 años del nacimiento de Karl Marx, sin dudas, una de las personas más influyentes de los siglos XIX, XX y XXI. Marx dedicó su vida al estudio profundo de las relaciones sociales, su desarrollo y sus leyes. Si bien no fue el primero en hablar de clases sociales, si fue el primero en afirmar en el célebre Manifiesto del Partido Comunista, que “Toda la historia de la sociedad humana, hasta la actualidad, es una historia de luchas de clases”. Lo que se conoce como la concepción materialista de la historia.

Escrito por Federico

De esta forma y al decir de su incondicional compañero y amigo de lucha, Federico Engels, “Así como Darwin descubrió la ley del desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana”(1)

Bajo esta concepción, fue que procedió a estudiar en forma honda y detallada el funcionamiento del capitalismo, la explotación y la situación de la clase obrera. Descubrió así el elemento central, el corazón del actual modo de producción capitalista: la plusvalía arrancada al obrero. Ese trabajo extra, no pago, que el patrón se apropia y el cual forma tanto la base de su riqueza como la miseria del obrero.

Pero Marx no fue solo un gran estudioso, fue también un activo militante revolucionario, que buscaba con devoción que la clase obrera hiciera suya estas concepciones. Para esa tarea publicó a lo largo de su vida diferentes periódicos y construyó y militó en diversas organizaciones obreras.

Su actividad revolucionaria le costó la persecución, la censura, el destierro y las calumnias constantes por parte de la burguesía y sus adversarios políticos. Pero Marx nunca se doblegó. Desde donde fuera y como fuera, buscaba estar siempre a la vanguardia en la organización política del proletariado. Sabía que el capitalismo era irreformable, por más concesiones que este pudiese dar para intentar contener la lucha abnegada de los trabajadores.

Por eso, no se conformaba con la lucha económica (aumento de salarios), por las cuales también estaba en la primera linea de lucha, pero siempre para elevar la conciencia de los trabajadores, haciéndole ver que toda lucha de clases, es una lucha política. Es decir, que el mejoramiento de las condiciones de los obreros debía servir para fortalecer la lucha contra el capitalismo, para destruirlo y construir sobre sus escombros el socialismo, la Dictadura del Proletariado. La primera dictadura en la historia aplicada por la mayoría del pueblo contra una minoría explotadora. Oponiéndola así a la dictadura del capital que vivimos hoy, incluso bajo los regímenes más “democráticos” de los países capitalistas.

Marx sabía también que este objetivo era irrealizable en las fronteras nacionales de un solo país, por eso formó parte de la fundación de la Primera Internacional, y tenía obsesión por la unión internacional de los trabajadores, que se condensa en la consigna final del Manifiesto: “Proletarios de todos los países, uníos!”. Marx era consciente de que la revolución socialista sería mundial, o no sería.

Hoy, a 200 años de su nacimiento, la burguesía, con la ayuda de los partidos reformistas y de las burocracias sindicales, intenta deformar o dar por muerto al socialismo y pintarlo de “anticuado” y de “utópico”. También se lo busca asociar a la caricatura del régimen totalitario que el estalinismo realizó de Marx y de Lenin en la Unión Soviética. Las nuevas generaciones de trabajadores y revolucionarios, tenemos la enorme tarea de limpiar las banderas del marxismo.

Es imprescindible retomar la lucha por la revolución socialista internacional, hoy abandonada por la inmensa mayoría de las organizaciones de “izquierda” que se dedican a gestionar el capitalismo, en un intento de humanizarlo, pero abandonando la lucha por su destrucción. Solo así podremos abrir el camino para la emancipación de nuestra clase y de toda la humanidad. Para esta enorme tarea es que Marx nos ha dejado un gran legado teórico, práctico y moral, y por eso lo reivindicamos como uno de nuestros grandes maestros. Continuar esta lucha emprendida por Marx, es el mejor homenaje que podemos hacerle hoy.

(1) https://www.marxists.org/espanol/m-e/1880s/83-tumba.htm