Venezuela: repudiemos y rechacemos el intento reaccionario del gobierno!

¡¡Este gobierno no debe continuar!!

Escrito por la Unidad Socialista de los Trabajadores, sección venezonala de la LITCI

El Tribunal Supremo de Justicia había emitido una sentencia en la que por un lado limitaba la inmunidad parlamentaria y a la vez le "ordenaba" a Maduro tomar “las medidas civiles, económicas, militares, penales, administrativas, políticas, jurídicas y sociales que estime pertinentes y necesarias para evitar un estado de conmoción” como respuesta a una resolución de la AN de apoyo a la aplicación de la carta democrática de la OEA, además de otras resoluciones sobre “presos políticos” y crisis humanitaria.

Esta sentencia del TSJ anulaba, de hecho, las facultades parlamentarias, concedía amplios poderes al Presidente Maduro y le daba poderes legislativos al TSJ. Tras la conmoción nacional e internacional, el repudio generalizado de la población, el TSJ hizo una “aclaratoria” (sentencias 157/158) devolviendo la inmunidad parlamentaria y retrocediendo en las facultades dadas al presidente y a si mismo.

Desde la Unidad Socialista de los Trabajadores repudiamos este nuevo intento reaccionario  que ataca derechos elementales garantizados por la CRBV. El repudio generalizado obligó al gobierno y el TSJ a retroceder, por ahora en dichos intentos.

Pero hay que denunciar que esta sentencia avanza aún más sobre las ya limitadas libertades democráticas. No solamente se han postergado en forma indefinida las elecciones regionales. Han sido suspendidas por el TSJ y el CNE las elecciones en sindicatos emblemáticos como el de Sidor, el de la Federación de Trabajadores Petroleros, entre otros. La represión es una forma cotidiana que el gobierno aplica a toda la oposición y las movilizaciones de trabajadores, como la de los trabajadores universitarios la semana pasada.

Esta situación, aunado a la prolongación indefinida del Estado de Excepción,  prepara el terreno, un camino  para consolidar un gobierno tipo Fujimori, no sometido a control alguno, y poderes absolutos. El retroceso en estas sentencias también se explica por el estallido de la crisis entre el TSJ y la Fiscal General Ortega que declaró que se había “roto la continuidad institucional” Poniendo en evidencia la crisis irreversible del gobierno y el chavismo

¿Es la OEA quién garantizará las libertades democráticas en Venezuela?

La Asamblea Nacional ha invocado la aplicación de la Carta Interamericana de la OEA para salir de esta crisis política. Por su parte, este organismo internacional está debatiendo la crítica situación de Venezuela. Pero no es la OEA la que puede ayudar a resolver la situación venezolana. Esta es una institución al servicio de las principales políticas del imperialismo yanqui.  Es la OEA la que ha avalado golpes, dictaduras e invasiones. Lamentablemente ha sido el propio Hugo Chávez primero quién avaló esa política injerencista a través de la carta democrática y también Nicolás Maduro, siendo canciller. Esto es así, a pesar de los discursos “antiimperialistas”. Los trabajadores nada podemos esperar a nuestro favor por parte de este organismo.

¿A la OEA le preocupa el “Socialismo” venezolano?

El gobierno de Nicolás Maduro discursea acusando a los EE.UU de querer invadir Venezuela por ser este gobierno antiimperialista y construir el socialismo. Es más que evidente que ninguna de estas dos cosas es ciertas. Ni Venezuela va hacia el socialismo, ni este gobierno es antiimperialista más allá del discurso. Pruebas al margen: Chevron, Haliburton, la Total Oil y una gran cantidad de empresas yanquis y multinacionales imperialistas se llevan nuestro petróleo, el gas y los minerales sin ninguna dificultad. Los bancos y demás tenedores de bonos cobran puntuablemente la deuda externa (según confesó Maduro, se pagaron 18 mil millones de dólares en el último año y pagarán otros 17 mil millones más este año), y esto a pesar de la escasez de alimentos y medicinas y la miseria del pueblo. Mientras Maduro espera la ayuda del “camarada Donald Trump”

¿Qué le preocupa entonces a la OEA y el imperialismo?

Lo que realmente le preocupan a Trump, la mayoría de gobiernos latinoamericanos y a las multinacionales es la crisis política venezolana que amenaza al conjunto de la región. No es novedad que Brasil es una bomba de tiempo a punto de estallar. Con una huelga general para el 28 de abril. Las movilizaciones empezaron contra Dilma Ruseff y el PT pero ahora, las movilizaciones enfrentan a Temer presidente y ex compañero de Dilma; la situación Argentina también es explosiva, con una huelga general en puerta y con grandes movilizaciones luego de los ataques al nivel de vida de los trabajadores, los despidos y ataques a las libertades. Chile y México  entre otros dan un cuadro de inestabilidad política regional. La crisis venezolana agrega combustible a esta situación. No en balde el gobierno de los EEUU ha manifestado no estar de acuerdo con suspender de la OEA a Venezuela "en este momento".

¿Cuál es la salida?

A pesar del disfraz democrático, los integrantes de la MUD, (junto a la OEA) prometen que con la aplicación de la carta democrática y las elecciones milagrosamente se resolverá la escasez, la inseguridad, la miseria, la inflación y todos los males que padecemos los trabajadores y el pueblo venezolano. Alertamos que esta es una ¡vil mentira!. La de los partidos burgueses de la MUD es la pelea para apoderarse del Estado, sus negocios y la renta petrolera. Es una pelea entre empresarios tan corruptos como los boliburgueses. La solución que ellos proponen es más ajuste, privatizaciones, ataque el nivel de vida y conquistas laborales y despidos, como Macri en la Argentina y Temer en Brasil. Ninguna solución vendrá por ahí.

Hay que salir de este gobierno con la movilización obrera y popular

Desde la UST defendemos las conquistas y libertades democráticas que están siendo atacadas por este gobierno. Toda la represión y limitaciones a la organización y movilización de los trabajadores, está en función de seguir aplicando este brutal plan económico, junto con los empresarios que nos lleva a la total miseria. Pero los socialistas no creemos en los milagros que nos prometen con las elecciones. Decimos que sí hay que salir de este gobierno, pero la vía más democrática es la movilización independiente de los trabajadores con su movilización y lucha. Debemos organizarnos desde abajo en los sindicatos combativos, en los Consejos Comunales, los movimientos sociales y toda organización obrera y popular para preparar una lucha nacional. Debemos impulsar asambleas, reuniones en los lugares de trabajo para paralizar el país con una huelga general hasta que se vaya este gobierno. En este marco proponemos la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, libre y soberana para discutir un país al servicio de los trabajadores y el pueblo y no de los ricos y multinacionales como ahora.

¡Un programa para comer y curarnos!

Necesitamos organizar la lucha para salir de este gobierno y podamos aplicar un programa de emergencia que comience por:

Inmediata suspensión de los pagos de la deuda externa; Aumento salarial ajustable al costo de la cesta básica. Igualmente, ajuste de las pensiones para jubilados y pensionados. Reactivación de las empresas básicas, la producción de alimentos y medicinas por parte del Estado; Expulsión de las tras nacionales del petróleo, el gas y todos los minerales. No al arco minero. Elecciones en todos los sindicatos donde las tengan vencidas. Por la recuperación de las centrales sindicales y federaciones en manos de los burócratas oficialistas y de cualquier otro signo. Por la defensa de las libertades democráticas, libertad de organización y movilización. Por una Asamblea Constituyente libre y soberana. Este programa solo lo puede llevar hasta las últimas consecuencias un gobierno de los Trabajadores, los campesinos y el pueblo pobre.

Llamamos a todas las organizaciones sociales, gremiales, sindicales y políticas que están en contra de este curso cada vez más reaccionario y anti-popular de este gobierno y están por preservar los derechos democráticos de los trabajadores y pueblo pobre y oprimido, a organizar una respuesta conjunta de movilización y lucha que eche para atrás todas las medidas anti-democráticas de Maduro y nos coloque en posición de decidir qué tipo de sociedad, economía y gobierno queremos. Por ello luchamos desde la UST. Compañero únete a esta lucha.